Apunte Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Junts, de protagonista a comparsa

Desde el día después de perder la primacía, Junts se ha sentido peor que incómodo

1
Se lee en minutos
Puigneró y Aragonès, en el Parlament.

Puigneró y Aragonès, en el Parlament. / EFE / Quique García

Quién iba decirlo, en muy poco tiempo JxCat ha pasado de pactar los presupuestos con los Comuns a rasgarse las vestiduras porque ERC hace exactamente lo mismo. Ni unos ni otros habrían preferido este socio a la CUP, pero una vez la CUP se ha descartado, lo que era justificable a ojos de Junts cuando el 'president' era de los suyos ha dejado de serlo porque el 'president' es de ERC. Por culpa de Pere Aragonès, no de la CUP, claro, la mayoría independentista se va al traste, algo que no sucedía cuando Quim Torra fue el protagonista de idéntica jugada. Reacción contraproducente, la de JxCat, ya que en vez de subirse al carro y atribuirse buena parte de las consecuencias positivas que para tantos sectores tendrán estos presupuestos expansivos, en vez de señalar a la CUP y presentarse como coprotagonista de lo que sin duda es un éxito, se desmarca y se convierte en comparsa que protesta mientras se deja arrastrar.

Desde el día después de perder la primacía, Junts se ha sentido peor que incómodo. Las prisas por volver a ser hegemónicos en su terreno han llevado a los de Puigdemont a la desautorización permanente del socio mayoritario del Govern del que son la mitad. La mitad, sí, pero una mitad que va remolque de la otra, que deja que ERC marque el camino para no parar de criticarle pero sin desviarse. El 'vicepresident' Puigneró pactó la ampliación del aeropuerto, convertida a continuación en fracaso. El boicot de los 'consellers' encabezados por él a la Mesa de Diálogo no impidió que la reunión se celebrase. Ahora que se aprueban los presupuestos de su 'conseller' estrella, en vez de ponerse medallas se abonan a los aspavientos y las lamentaciones.Obsesionados por la exclusiva de la legitimidad, la fundamentan en la descalificación de ERC. Según su cálculo infantiloide, es decir ingenuo, basta con hundir a ERC para conseguir que Junts ascienda. Pero olvidan que al formar parte del Govern comparten el descrédito que alimentan y que, si algún crédito se obtiene de la gestión de la Generalitat, será todo para Esquerra.

Noticias relacionadas