Presupuestos de la Generalitat Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

La CUP abre la puerta a Illa

El socialista se erigiría en la única alternativa que, además, es la preferida para el grueso de los agentes económicos y sociales

1
Se lee en minutos
Salvador Illa y Pere Aragonès.

Salvador Illa y Pere Aragonès. / EFE / MARTA PÉREZ

La apuesta del presidente Aragonès por pactar los presupuestos con la CUP era arriesgada. Para algunos, temeraria. Pero habida cuenta que fueron las anticapitalistas las que con premura apoyaron la investidura de Aragonès es razonable que este se sienta en deuda. Y que considere a la CUP el socio prioritario.

Otro cantar es la manera como se ha expresado el rechazo al generoso capote que parece ofrecer Salvador Illa. O a Albiach, que fue quien dio el visto bueno a los anteriores presupuestos. Y eso que estaba Quim Torra en la Presidencia ahuyentando a propios y extraños, inasequible al desaliento.

Los republicanos seguirán en sus trece, intentando lograr el apoyo de la CUP mientras los de Puigdemont seguirán socavando la autoridad de Aragonès culpándole de esto y de lo otro. Eso no significa, ni mucho menos, que Jaume Giró, 'conseller' de Economía, vaya por los mismos derroteros que el partido. Giró está en otras, quiere estabilidad en el Govern y que se aprueben los presupuestos. Con o sin la CUP. También Aragonès, solo que para este echarse en manos del PSC no entra en sus cálculos si puede evitarlo.

Noticias relacionadas

Por eso el Govern seguirá erre que erre con la CUP y abrirá las puertas a los Comuns mientras mantendrá a los de Illa al margen de la negociación. Con un 'handicap' y es que no parece posible rechazar los presupuestos a Colau y que Albiach le saque las castañas del fuego a Aragonès al otro lado de plaza de Sant Jaume. Además en Junts prefieren a los socialistas con los que acordaron el apoyo al proyecto de Aena para el Prat y con los que gobiernan a pies juntillas en la poderosa Diputación. 

Si la CUP insiste en rechazar las cuentas y los Comuns no entran en el juego por el 'no' de Ernest Maragall a Colau, Illa se erigiría en la única alternativa que, además, es la preferida para el grueso de los agentes económicos y sociales. Y Giró, aunque ajeno a las rencillas, es sobretodo un tipo pragmático que quiere sacar las cuentas y apuntarse, en su haber, los presupuestos más expansivos de la historia.