Apunte

Escrivá, en su 15-N

Este lunes finaliza el plazo que se autoconcedió el ministro para pactar el mecanismo de equidad de las pensiones o hacerlo por su cuenta

2
Se lee en minutos
El ministro José Luis Escrivá.

El ministro José Luis Escrivá. / JOSÉ LUIS ROCA

Tic, tac, tic, tac. Este lunes, 15 de noviembre, finaliza el plazo que se autoconcedió el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para pactar con los agentes sociales el llamado 'Mecanismo de Equidad Intergeneracional'. El MEI debe sustituir al derogado 'Factor de Sostenibilidad' -que aprobó y nunca aplicó el Gobierno de Mariano Rajoy- en el propósito de garantizar la sostenibilidad del sistema en el momento de mayor tensión: cuando se jubilen los 'baby boomers', nacidos en la pasada década de los 60. El Gobierno se impuso el 15-N como fecha tope para pactar un mecanismo con patronal y sindicatos, con el añadido de que, si esto no era posible, el Ejecutivo legislaría por su cuenta, tirando por la calle de en medio

La propuesta que el ministro Escrivá ha puesto sobre la mesa incluye un aumento de la cotización social de 0,6 puntos durante los 10 próximos años para dotar una hucha con la que hacer frente al agujero 'boomer'.

Noticias relacionadas

La principal diferencia con el derogado Factor de Sostenibilidad es que este buscaba atajar el problema por la vía de un recorte de las pensiones vinculado a la mayor esperanza de vida. La filosofía era 'si vas a vivir más tiempo y vas a cobrar pensión durante más años, esta tendrá que ser un poco más pequeña". El nuevo MEI busca hacer el ajuste, no por el lado del gasto (recortando la pensión), sino por el lado de los ingresos (subiendo las cotizaciones). Si aquel sistema no gustaba a los trabajadores, la nueva propuesta no gusta a los empresarios.

El principal parecido entre ambos mecanismos es que uno y otro parecen ser igual de insuficientes para garantizar la sostenibilidad del sistema. La Autoridad Fiscal estimó que el Factor de Sostenibilidad permitiría una contención del gasto en pensiones equivalente a 0,6 puntos de PIB en 2050. Por su parte, el Gobierno estima que el nuevo MEI podría añadir a la hucha 0,2 puntos de PIB en cada uno de los 10 años de subida temporal de las cotizaciones: en total 2 puntos de PIB en la hucha (más su rendimiento financiero) para atender un mayor gasto en pensiones de hasta 4 puntos de PIB en cada uno de los años en el horizonte de 2050. Sobre la mesa de diálogo social sobrevuela la convicción de que el MEI no será suficiente y que más adelante habrá que echar mano de algún recorte o de alguna subida adicional de cuotas, según ya prevé el propio mecanismo. De un modo un otro, a quien habrá que presentar número convincentes es a la Comisión Europea. Y si no lo ve claro, no habrá fondos europeos.