1
Se lee en minutos
La consulta de una ginecóloga.

La consulta de una ginecóloga.

Algo falla cuando cuatro de cada 10 mujeres que toman anticonceptivos en España lo hacen por su cuenta, sin haber consultado previamente al especialista, según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). Habrá quien opine que no es un problema muy grave –al menos, no tanto como el 21% de mujeres que no usan ninguna protección en sus relaciones sexuales–, porque al fin y al cabo, aquellas sí que han adoptado medidas para evitar embarazos no deseados, lo que denota concienciación. Pero, de hecho, sí que es grave, porque quiere decir que los tabús y el desconocimiento sobre la anticoncepción persisten, a pesar de los avances de los últimos años en educación sexual. Automedicarse por no querer ir a la consulta puede implicar que no se esté adoptando el método más adecuado para cada persona.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Igual de grave es que la mayoría de adolescentes no vayan por primera vez al ginecólogo hasta los 19 años, cuatro años más tarde de la edad media del inicio de las relaciones sexuales. Estos datos, y muchos más (como que más de la mitad de mujeres no conozcan cuántos tipos de píldoras hay), implican que una parte no menor de la población femenina no da la debida atención a su salud sexual. Que eso incluya también a las más jóvenes lo convierte en un asunto acuciante. En considerar la anticoncepción como un tema tabú y en el temor y la vergüenza a ir al ginecólogo radica en parte la desigualdad de género. También hay que romper barreras en este ámbito.