Presupuestos Generales del Estado Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

La España que no chilla

Esperanza o miedo. Esa es la decisión que hay que tomar actualmente en el tablero de la política actual, da igual si lo lees en Catalunya o en cualquier otro lugar de España

2
Se lee en minutos
La ministra de Hacienda entrega un ejemplar del libro amarillo de Presupuestos al presidente de CEOE.

La ministra de Hacienda entrega un ejemplar del libro amarillo de Presupuestos al presidente de CEOE. / Europa Press / Carlos Luján

Hoy vemos el futuro con preocupación, es cierto, pero también, y de eso estoy convencida, con el optimismo de quien sabe que a pesar de la pandemia que hemos tenido que afrontar y de todas las dificultades que ha supuesto, desde el Gobierno se ha hecho un enorme esfuerzo. Un esfuerzo que ha valido la pena y que lo mejor de esta legislatura está por llegar.

Para trabajar sobre el futuro es bueno siempre recordar el pasado y la historia de nuestro país nos demuestra que nuestra sociedad solo avanza en derechos y libertades cuando los y las socialistas estamos al frente de las instituciones.

Justo en esto, en avanzar en derechos y libertad, es donde vamos a invertir todo nuestro tiempo. Acabamos de clausurar el 40 Congreso del Partido Socialista Obrero Español. Con 142 años de historia a nuestra espalda, mantenemos las mismas siglas y la misma ilusión por la construcción de una sociedad justa e igualitaria que defendían nuestros antepasados, porque seguimos creyendo que la desigualdad lo único que provoca es desaprovechar las capacidades de las personas.

Los y las socialistas, en la mitad de la legislatura que encaramos, queremos ofrecer a todos los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país esperanza, y mientras nosotros trabajamos en esa esperanza para presentar una España mejor, otros siguen instalados únicamente en ofrecer miedo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esperanza o miedo. Esa es la decisión que hay que tomar actualmente en el tablero de la política actual, da igual si lo lees en Catalunya o en cualquier otro lugar de España, o si lo lees desde el patio del Congreso de los Diputados, donde el aire huele a la tramitación de los nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2022. Esperanza o miedo. La esperanza conduce al optimismo y a la confianza de lograr una cosa o de que se realice algo que se desea; mientras que el miedo, por el contrario, conduce a la angustia, al temor y a la parálisis. 

Los nuevos presupuestos que discutiremos en los próximos días están impregnados de esperanza, del trabajo para no dejar a nadie atrás, de la esperanza de avanzar hacia una recuperación justa para nuestro país. Impregnados de la esperanza de garantizar un futuro para nuestros jóvenes. La esperanza para nuestros mayores y la esperanza para tejer una red de seguridad para todos los trabajadores y trabajadoras, y todos los autónomos y autónomas. La esperanza por ofrecer recursos y oportunidades a todos nuestros territorios, empresas y pymes. Estos presupuestos pretenden dar respuesta a los problemas reales de la gente, por eso son los presupuestos de la España que no chilla. De la España cansada de la crispación y del odio. Son los presupuestos que no se resignan al inmovilismo de la derecha y son los presupuestos para hacer frente a la ultraderecha.

Noticias relacionadas

Ahora es el momento de la reconstrucción social y económica que necesita nuestro país, y el mejor instrumento para hacer posible este anhelado momento son, sin lugar a duda, los presupuestos para 2022.

Nadie sabe a ciencia cierta qué nos va a deparar el futuro, pero lo que sí sabemos los y las socialistas es que, tanto en este presente como en ese futuro venidero, vamos a estar trabajando en tomar medidas que mejoren la vida de la gente, y lo vamos a hacer como hasta ahora: trabajando y sin chillar