Crisis municipal Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

El elefante de Badalona

La fórmula Albiol es la calle porque la gestión y la burocracia son lentas, ineficaces e invisibles, porque se aprovecha del pudor y la pereza de cierta izquierda, y porque no fue él el que instauró la cultura política del “llámame que yo te lo arreglo”

1
Se lee en minutos
Xavier García Albiol, alcalde de Badalona

Xavier García Albiol, alcalde de Badalona / Jordi Cotrina

Por fin la mayoría de crónicas sobre la crisis política de Badalona nombran al gran elefante que hay en medio de la habitación. El de la desigualdad. El de las dos Badalonas. La del mar y la de la montaña. La que vive bien, y la que sobrevive en algunos de los peores barrios del país.

En Badalona hay demasiada pobreza hace demasiado tiempo y cuando no te atienden en servicios sociales porque están colapsados, y a diez minutos de casa todo parece tan fácil, duele y enerva. Los análisis más finos del Idescat dicen que Badalona tiene una de las diez unidades territoriales más pobres del país (Sant Roc Oest, sector Plaça de Camarón de la Isla). Es solo una de las 14 agrupaciones censales de nivel bajo o muy bajo de la ciudad. Y cerquita de esta periferia de la periferia hay, sin embargo, 12 agrupaciones de nivel medio alto, y alto. Sant Roc, Llefià, la Salut, el Gorg. La fórmula Albiol consiste en explotar esas diferencias hirientes de renta y oportunidades, en vez de solucionarlas. En cabalgar sobre la segregación territorial, urbanística y económica del país, sobre su gran herida abierta.

 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

La fórmula Albiol es la calle porque la gestión y la burocracia son lentas, ineficaces e invisibles, porque se aprovecha del pudor y la pereza de cierta izquierda, y porque no fue él el que instauró la cultura política del “llámame que yo te lo arreglo”. La fórmula Albiol consiste en surfear sobre el abandono y los errores de las políticas y los políticos anteriores, y no es, ni mucho menos, el único alcalde del área metropolitana que repite como un mantra que todo es culpa de la Generalitat y de la falta de competencias.

Hace tiempo que la inestabilidad de Badalona es un aviso y una ventana por la que asomarse a tantos barrios que nunca están en la agenda política. Lo intentaron Ciudadanos e implosionaron. Pero la ultraderecha no pierde ninguna oportunidad de sacar la cabeza en los mercadillos. Si nadie reacciona, el elefante seguirá ahí en las elecciones del 2023.   

Temas

Badalona