Apunte

Este no es un presupuesto expansivo

Las cuentas de 2022 son las de mayor gasto de la historia, pero este crecerá mucho menos que el PIB y que los ingresos

1
Se lee en minutos
La vicepresidenta Yolanda Díaz se si dirige a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso.

La vicepresidenta Yolanda Díaz se si dirige a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso. / EFE / Chema Moya

El proyecto de Presupuestos para 2022 incluye un gasto récord. Estado, Seguridad Social y organismos autónomos prevén un gasto total consolidado de 427.012 millones de euros para 2022 que es la mayor cifra de la historia presupuestaria. Con todo, no se puede decir que estemos ante un Presupuesto expansivo. En el lenguaje presupuestario, unas cuentas son expansivas si el gasto crece más que la economía; o cuando lo hace más que los ingresos. Ni lo uno ni lo otro es lo que, previsiblemente, va a pasar en 2022, sino todo lo contrario.

El de 2021 sí fue el Presupuesto más expansivo de la historia. Con ayuda de los fondos europeos se presupuestó un inédito aumento del gasto del 17,5%, muy por encima del crecimiento que se estimaba para la economía española cuando se elaboraron los Presupuestos de 2021 (el 9,8% en términos reales y el 10,8% en términos nominales, teniendo en cuenta la inflación) y de la subida esperada de los ingresos (7,5%). Eso sí que fueron unos presupuestos expansivos. Y aún más si se tiene en cuenta que las últimas previsiones del Gobierno rebajan al 6,5% y el 7,8%, respectivamente, las tasas de crecimiento real y nominal de la economía para este año.

Noticias relacionadas

Para 2022, la situación es diferente. El gasto presupuestado crece el 2,5% respecto al de 2021 frente a un avance del PIB nominal previsto del 8,6% (el 7% en términos reales) y una previsible subida de los ingresos consolidados del 12,7%. El diagnóstico es rotundo: estos no son unos Presupuestos expansivos, sino, todo lo contrario, a pesar de conllevar un gasto récord, de nuevo, con ayuda de los fondos europeos de recuperación.

Este juego de cifras no es simple teoría. Es política. El hecho de que el gasto crezca mucho menos que la economía va a permitir que, según las previsiones del Gobierno, el peso del déficit público sobre el PIB vaya a caer desde el 8,4% previsto en 2021 al 5% estimado para 2022, ofreciendo la imagen de compromiso con la estabilidad presupuestaria que demanda Europa a España. Por otra parte, el hecho de presentar un gasto récord permite a los socios de Unidas Podemos ofrecer las cuentas como las más expansivas de la historia, aunque no sea así.