APUNTE

Las mujeres derriban el último muro

1
Se lee en minutos
El cartel del Tour femenino con la imagen de Marion Rousse, su directora.

El cartel del Tour femenino con la imagen de Marion Rousse, su directora. / LE TOUR

Nunca es tarde si la dicha es buena. Por primera vez en la historia ASO y el Tour de Francia abren los ojos ante una realidad imparable, la de las ciclistas que compiten y ofrecen espectáculo, tal como hemos visto en los Juegos, sin ir más lejos, o en la París-Roubaix.

Dice el director del Tour, Crhistian Prudhomme, que "la idea es encontrar el equilibrio económico para algún día celebrar el centenario de la prueba femenina". Habrá que ver si los premios están más equilibrados que en la París-Roubaix, donde la ganadora recibió 1.535 euros por los 30.000 del ganador, pese a que en audiencia en Francia la proporción fue del 50% la femenina respecto a la masculina.

El Tour femenino irá del 24 al 31, para alargar presencia de los medios y aprovechar los recursos habituales que la organización utiliza para el Tour. Buscando precisamente atención han nombrado directora de la carrera a la mediática excampeona francesa Marion Rousse, comentarista habitual de las carreras masculinas en la televisión francesa. La exciclista ha escrito en sus redes, bajo una foto suya de niña con un trofeo en la mano, una emotiva reflexión "cuando yo era pequeña no podía soñar con participar algún día en el Tour, pero chicas, este sueño se ha hecho realidad para vosotras".

En septiembre de 2020 Marion también recurrió a sus redes, esta vez para denunciar el machismo del diario 'L’Humanité', en cuyas páginas asomó una vergonzante viñeta en la que aparecía Marion, desnuda en la cama junto a su pareja Julian Alaphilippe y el micro de France TV para entrevistarlo. El escándalo acabó con el despido del responsable.

¿Un lavado de imagen?

Noticias relacionadas

Ese mismo mes, en vísperas de recibir la carrera en su ciudad, el recién elegido alcalde de Lyon ,el ecologista Grégory Doucet tiró con bala a ASO en el diario 'Le Progrès'. "El Tour genera una imagen machista del deporte, es la última gran competición que no ha dado el paso a una versión femenina".

Ahora parece que el Tour quiere borrar ese estigma que empezaba a manchar su prestigio. Falta saber si van en serio o es un simple lavado de imagen.