Pros y contras Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Guion sangriento

La lucha por la igualdad ha sido larga y costosa. Lo está siendo

1
Se lee en minutos
Los cuerpos sin vida de una mujer y un hombre localizados esta mañana en un piso de Vitoria presentan evidentes signos de violencia, según han informado fuentes del departamento vasco de Seguridad. Otras fuentes de los servicios de emergencia han indicado a Efe que todo apunta a que se trataría de un crimen de violencia machista. El hallazgo de los cadáveres se ha producido sobre las 7:20 horas en el interior de una vivienda del barrio de Sansomendi, en la capital alavesa. En concreto, la vivienda está ubicada en la calle Antonio Machado.

Los cuerpos sin vida de una mujer y un hombre localizados esta mañana en un piso de Vitoria presentan evidentes signos de violencia, según han informado fuentes del departamento vasco de Seguridad. Otras fuentes de los servicios de emergencia han indicado a Efe que todo apunta a que se trataría de un crimen de violencia machista. El hallazgo de los cadáveres se ha producido sobre las 7:20 horas en el interior de una vivienda del barrio de Sansomendi, en la capital alavesa. En concreto, la vivienda está ubicada en la calle Antonio Machado. / EFE/JON RODRÍGUEZ BILBAO

Un nuevo crimen machista. Una mujer asesinada por su marido en Vitoria. Después, el hombre se ha suicidado. En la vivienda, sus dos hijos. No había denuncias previas, pero la pareja estaba en trámites de separación. ¿Cuántas veces se ha redactado el mismo crimen? Cambian los nombres, las armas, los lugares, pero siempre el mismo guion. ¿En qué punto empezó a gestarse la tragedia? ¿Cuánto tendría que retrasarse la moviola para evitar el fatal desenlace? Cuando hablamos de patriarcado, hablamos de esto. De la terrible herencia del autoritarismo y el sometimiento, de unos roles que pesan, desfiguran, lastran las vidas. De las mujeres, evidentemente. Pero también de tantos hombres atrapados en una espiral de violencia.  

Noticias relacionadas

En esta época confusa, la idealización del pasado se ha convertido en una corriente que gana adeptos. Días pretéritos que se almibaran a conveniencia y se redibujan como una especie de paraíso perdido. Un nirvana libre de las prisas y servidumbres tecnológicas. Pero ese pasado está cimentado en una legión de mujeres sometidas, personas consideradas de segunda, con muchos deberes y escasos derechos. La lucha por la igualdad ha sido larga y costosa. Lo está siendo. Solo queda avanzar.  

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web