Pros y contras Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Puigdemont, el desestabilizador

Al 'expresident' se le ha puesto cara de populista. Y eso no genera simpatía

1
Se lee en minutos
 Carles Puigdemont, en una imagen de archivo.

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. / David Zorrakino - Europa Press (Europa Press)

Durante años, el ‘procés’ se impuso en la propaganda internacional. El gobierno del PP, entre el desprecio y la ineptitud, no supo contrarrestar un movimiento que mostraba su mejor rostro al mundo. Eran los días de las sonrisas, de las movilizaciones masivas, de una ilusión que recorría buena parte del tejido cultural y asociativo catalán. El ‘procés’ era mucho más que los rostros de unos políticos, se vendía como el sueño optimista de un pueblo. La parálisis de Rajoy, la brutalidad del 1-O y unas penas de prisión de difícil explicación sumaron complicidades.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero esos días ya no están. El Gobierno de Sánchez ha sabido venderse más allá de las fronteras. Desde el éxito en la vacunación a la gestión de la crisis en Afganistán han sido reconocidas internacionalmente. Mientras, la estrella de Puigdemont se apaga. Es eurodiputado, sí, pero no inscrito en ningún grupo. Su mayor afán parece dinamitar el diálogo. Que el Parlamento Europeo haya votado a favor de que se estudien los lazos del independentismo catalán y el Kremlin tiene más efecto propagandístico que real. A Puigdemont se le ha puesto cara de populista desestabilizador. Y eso no genera simpatía. Los afectos internacionales están cambiando de bando.