Crisis internacional Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

China, Rusia e Irán se están tal vez frotando las manos

No debería alegrarse demasiado por la vuelta con fuerza de los talibán ya que su triunfo podría envalentonar al yihadismo

2
Se lee en minutos
Un bebé es entregado al ejército estadounidense sobre el muro perimetral del aeropuerto para que sea evacuado, en Kabul.

Un bebé es entregado al ejército estadounidense sobre el muro perimetral del aeropuerto para que sea evacuado, en Kabul. / OMAR HAIDARI (via REUTERS)

Testigos del monumental desastre en que ha acabado la aventura de Occidente en Afganistán, China, Rusia e Irán deben de estar frotándose las manos, pero tal vez sea su alegría sea un tanto prematura. 

Moscú sufrió ya una humillación semejante tras la ocupación del indómito país asiático para sostener a su régimen comunista, y en la derrota militar de la entonces todavía Unión Soviética tuvo mucho que ver Washington con su decidido apoyo a los yihadistas a través del vecino Pakistán. Washington valoraba el hecho de que los talibán fueran anti-iraníes y pensaba además que el fortalecimiento de los islamistas ayudaría al desmembramiento de la Unión Soviética, algunas de cuyas repúblicas asiáticas eran de mayoría musulmana.

Tras la disolución de la URSS, la nueva Rusia apoyó en un principio la intervención militar de EEUU en Afganistán para castigar al régimen talibán por haber ocultado allí al responsable del mayor ataque terrorista de la historia norteamericana: el fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

Moscú autorizó incluso a los aviones estadounidenses que atravesaran el espacio aéreo ruso para aprovisionar a sus tropas en Afganistán hasta que se agriaron las relaciones entre las dos potencias.  El Kremlin empezó a ver con creciente recelo la presencia prolongada de las tropas de la OTAN en aquel país y denunció los intentos de Washington de abrir nuevas bases militares en Asia.

Rusia debe de sentir ahora lo que los alemanes llaman “schadenfreude” –alegría de tipo sádico- al recordar el papel decisivo que tuvo Washington en su derrota de entonces. Se sabe que funcionarios rusos han mantenido últimamente reuniones con representantes de los talibán, lo que no significa que el Kremlin, siempre pragmático, no sea consciente del peligro de contagio que el yihadismo radical supone también para Rusia.

No ocultan tampoco últimamente su alegría los medios oficiales de China al ver el monumental tropezón del país líder de Occidente. Así, según constataba el otro día el 'Diario del Pueblo', veinte años de intervención de EEUU en Afganistán solo habían servido para que murieran miles de norteamericanos y para malgastar en armamento el dinero de los contribuyentes.

Las imágenes de caos y pánico en el aeropuerto de Kabul, sumadas a las del asalto al Capitolio de Washington por los fanáticos de Donald Trump, refuerzan la idea de los chinos de que Occidente está en declive y ha llegado el turno de Asia. Pero como en el caso de Rusia, China no debería alegrarse demasiado por la vuelta con fuerza de los talibán ya que su triunfo podría envalentonar al yihadismo en toda la región, y ese país tiene también un problema con la minoría musulmana uigur.

Noticias relacionadas

Irán, otro país limítrofe de Afganistán y que en un principio apoyó el derrocamiento del régimen talibán por EEUU, sin duda se felicita también ahora del monumental descalabro de la superpotencia, a la que considera principal responsable de su actual miseria económica.

Al Gobierno de Teherán le gustaría sin duda que volvieran cuanto antes a su patria la mayoría de los dos millones de refugiados afganos que viven en su territorio, pero si hay algo que debería preocupar sobre todo a los ayatolás es el hecho de que los talibán sean de la rama sunita del islam, enemiga de su propio chiismo.