El gobierno municipal Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Barcelona, en la dimensión desconocida

La hipotética ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas debería ser la tumba del pacto de la alcaldesa Ada Colau y el PSC

1
Se lee en minutos
El espacio natural de la Ricarda, junto al aeropuerto de El Prat.

El espacio natural de la Ricarda, junto al aeropuerto de El Prat. / RICARD CUGAT

La hipotética ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas debería ser la tumba del pacto de la alcaldesa Ada Colau y el PSC a poco que unos y otros sean consecuentes. De no haber ampliación por culpa de la oposición de Podemos-Comunes aquí y en Madrid, los socialistas deberían romper con el redentorismo; si el aeropuerto crece según las aspiraciones de AENA, la alcaldesa debería despachar a los concejales del PSC por su apoyo a una decisión tan clasista y negacionista del cambio climático que ofende, según decía a este diario David Cid.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los dos socios podían haberse comprometido a asumir la decisión que vaya a tomar en su día la Unión Europea respecto del proyecto. Pero no ha sido así, pues más bien parece que los Comunes están en contra de la ampliación; aunque esta obtuviera la luz verde de Bruselas, extremo que consideran improbable, aun desconociendo el contenido del plan director.

Noticias relacionadas

El pacto municipal en Barcelona está en vía de colisión. A diferencia de la ruptura de noviembre de 2017, explicada por la alcaldesa por la aplicación del 155, en esta ocasión la causa será mucho más justificable al responder a dos visiones radicalmente contradictorias del modelo de ciudad, así como del sentido del ejercicio del poder. La lectura de la realidad de PSC y Comunes les empuja a propuestas alejadas, incluso contradictorias, igual que a PSOE y Unidas Podemos. Los socialistas suelen optar por poner sordina a la exhibición de la diferencia tan definitoria de sus socios.

En esta ocasión el enfrentamiento es trascendental y el pragmatismo del PSC puede ser incapaz de soportarlo. En cambio, a Colau le será sencillísimo obtener 3.800 tuits contrarios a seguir gobernando con Jaume Collboni. La experiencia nos dice que una crisis política no tiene que ser para toda la vida y que la confianza y el entusiasmo entre las partes renace milagrosamente según el resultado de las urnas. En este caso, tal vez no nos acerque a la dimensión desconocida de un gobierno de republicanos y comunes.