Apunte

El 'procés' de Madrid

Si no fuera porque la estrategia nace en la Puerta del Sol, no en la plaça Sant Jaume, diría que la capital se encamina hacia pedir la independencia

1
Se lee en minutos
 La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el presidente de Distrito Castellana Norte, Álvaro Aresti durante la firma del Convenio Marco que regula la coordinación y la ejecución de las principales infraestructuras y actuaciones singulares de Madrid Nuevo Norte.

 La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el presidente de Distrito Castellana Norte, Álvaro Aresti durante la firma del Convenio Marco que regula la coordinación y la ejecución de las principales infraestructuras y actuaciones singulares de Madrid Nuevo Norte. / David Castro

Nunca hubiera imaginado que una de las mejores discípulas de la extinta CiU sería la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que está logrando desdibujar el liderazgo del presidente del PP, Pablo Casado. En su constante ofensiva por ejercer de oposición del Gobierno "socialcomunista y bolivariano" (según su terminología) de Pedro Sánchez, emula cada vez más a Jordi Pujol. Y usando armas del arsenal que se atribuía solo a los nacionalistas catalanes, como el victimismo. Del 'Espanya ens roba' pasamos al "nos atacan por madrileños y libres", mezclando Madrid con PP y libertad, como, en su día Pujol vinculaba cualquier crítica a su persona con un ataque a Catalunya.

Noticias relacionadas

Lo ha puesto en bandeja el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, al apoyar un impuesto para compensar las ventajas de la capitalidad de las que disfruta Madrid, luego rechazada rotundamente por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Pero ¿qué más da? La enésima cacofonía pública del Gobierno es un buen motivo para el victimismo. La propuesta viene del presidente de la Generalitat, no de la catalana, sino de la valenciana, Ximo Puig, que lleva tiempo denunciando el 'efecto aspiradora' que la capital de España ejerce sobre su entorno con su política de rebajas de impuestos. Como recordó el líder valenciano, convertido en otro de los demonios del ayusismo: "los regalos fiscales al final alguien los acaba pagando", sea mediante más tributación de unos frente a otros o con menores servicios públicos.

Cada autonomía es libre de practicar sus políticas, pero jugando con las mismas o similares reglas. En todo caso, no han tardado desde el PP en deplorar "un impuesto contra los madrileños", o en atribuir a Pedro Sánchez, nacido en el madrileño barrio de Tetuán y exjugador del Estudiantes, "madrileñofobia". Si no fuera por ser una estrategia surgida de los 'spin doctors' de la Puerta del Sol en vez de los de la plaça Sant Jaume, pensaría que Madrid, de la mano de Ayuso, emprende un 'procés' como el catalán ¿Será el próximo paso exigir la independencia?