Editorial Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

1
Se lee en minutos
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, durante una visita a un centro de vacunación el pasado 8 de marzo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, durante una visita a un centro de vacunación el pasado 8 de marzo. / SETH WENIG (AFP)

La acusación de acoso sexual formulada por la Fiscalía de Nueva York contra el gobernador del estado, el demócrata Andrew Cuomo, tendrá efectos no solo en el plano personal, sino también en el de su partido, a año y medio de unas elecciones legislativas en las que arriesgará la mayoría en la Cámara de Representantes y el empate a 50 escaños con los republicanos en el Senado. El hecho de que no menos de 11 mujeres hayan revelado el comportamiento inapropiado del gobernador lleva inexorablemente a ver en Cuomo la figura de un político acabado que daña gravemente la imagen pública del Partido Demócrata en uno de los estados clave en la movilización del electorado liberal.

No es solo que la presunta conducta de Cuomo sea del todo reprobable, sino que el gobernador pertenece a un partido que se ha significado en grado sumo durante los últimos años en defensa de los derechos de la mujer, y en la última campaña electoral hizo bandera de tal defensa mediante figuras como Kamala Harris, vicepresidente en ejercicio. Todo lo cual explica que figuras demócratas relevantes, entre ellas Biden, hayan unido su voz para reclamar a Cuomo que renuncie toda vez que, en caso contrario, el escándalo dejará al partido bajo el fuego graneado de sus adversarios. Las 74.000 piezas de convicción y las declaraciones de 179 testigos reunidas en un informe independiente son demasiado contundentes como para que Cuomo siga en el cargo y desafíe a sus víctimas.