Los Juegos desde el sofá

Fortnite ya es la Edad Media

3
Se lee en minutos
Pau Gasol y Alejandro Abrines saltan para bloquear el tiro del japonés Yuta watanabe en el partido de japón con España durante los Juegos Olimpicos de TOKYO 2020 

Pau Gasol y Alejandro Abrines saltan para bloquear el tiro del japonés Yuta watanabe en el partido de japón con España durante los Juegos Olimpicos de TOKYO 2020  / ARIS MESSINIS (AFP)

Es Japón, ya saben, el inicio o el fin del mundo. Es tecnología punta, líder, el más allá, lo nunca visto, el siguiente paso al futuro. Y, sin embargo, hasta ahora solo hemos mantenido la boca abierta durante un buen puñado de minutos con aquellos 1.824 drones formando, en el cielo de Tokio, el día de la inauguración, aquel globo terráqueo maravilloso, único, celestial y nunca mejor dicho. Yo aún sigo boquiabierto.

A partir de ahí, en mi TV, que ni siquiera es plasma, que tampoco tiene las dimensiones del cine (mis hijos insisten en que mi televisión hace juego con mis 69 años), no ha aparecido nada que me llame la atención a nivel de TV del futuro (debe ser HD, o 4K o, tal vez, lo que viene 8K) ni tampoco, tampoco, en cuanto hace a enfoques nuevos, visiones distintas, prodigiosas lentes u otra forma de ofrecer el espectáculo deportivo.

Maestros del futuro

Todo el mundo sabe que Japón es maestro, avanzadilla, los grandes emprendedores e inventores de los más sofisticados artilugios televisivos y, sin embargo, parece ser que, también, en esta faceta donde son los putos amos se han asustado y reprimido ante sus Juegos y, como en la ceremonia inaugural, han apostado por lo seguro, sin demasiado riesgo (¡bueno, lo de los drones fue la cúspide del miedo, igual si se funde una batería, se apaga todo!) pero, de momento, no están utilizando cámaras, objetivos, lentes o tiros de cámara novedosos.

Te sientas ante la tele y ves los deportes y los Juegos como siempre los has visto. Nada nuevo en el salón de casa. Y, además, como se supone que en cada deporte están los mejores realizadores del mundo de ese deporte, cedidos por las mejores televisiones del mundo, todo te suena a sabido, a visto. Extraordinario, por supuesto, pero visto.

Eurosport y el futuro

Hombre, de pronto ves una cámara que gira 360 grados en la gimnasia pero que, al final, tiene poca calidad y es efectiva pero nunca llamativa. O ves a un árbitro con lente incorporado en su pecho en el hockey, como hace ya mucho tiempo el mago de MotoGP, Sergi Sendra, ha colocado en los comisarios de pista de los circuitos. O esa ‘Sipdercam’, la cámara sujeta por cables que deambula por encima del césped del fútbol, que estamos hartos de ver (el fútbol a vista de halcón es horrible ¿verdad?). O una ‘highspeed’, que graba a alta velocidad (2.000 frames por segundo) para luego ralentizar la imagen hasta maravillarnos. Sí, todo eso lo vemos, pero ya lo hemos visto. Y, sí, está muy bien ¡pero eres Japón, amigo, y queremos más!

Noticias relacionadas

Así que si quieres algo diferente, marchoso (no de mi edad, claro), casi espiritoso, ajustado (dicen) a los tiempos que corren y mientras te consuelas con la normalidad de TVE (¡bendita normalidad!), aunque reaccionasen tarde al bronce de David Valero en ‘mountain bike’, no tienes más remedio que ver, en Eurosport, algún partido de la España de Pau Gasol…locutado por Ibai Llanos, el chico de moda.

Aunque, eso sí, deberás tener en cuenta que Ibai y el bueno de Juan Manuel ‘Piti’ Hurtado, el entrenador comentarista, retransmiten (lo siento, amigo, tú lo has elegido) para los más de 6 millones de fans que el llamado ‘creador de contenidos’ tiene en Twitch. Hablan para ellos. O juegas al Grand Theft Auto V, al Red Dead Redemption 2 o al Luigi’s Mansion 3, o no vas a pillar una. Para ellos, Fortnite ya es la Edad Media, que lo sepas. Se lo oí decir a ‘Piti’.