Grabaciones polémicas Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Lo que dijo Pérez

¿Qué pueden declarar los Iker Casillas, Raúl o Roberto Carlos, personas agraviadas por él, para que la cosa quede en nada y puedan seguir empleadas en el club? Pues nada. Lo que va a pasar es que no va a pasar nada

1
Se lee en minutos
Raúl González, Florentino Pérez e Iker Casillas.

Raúl González, Florentino Pérez e Iker Casillas. / EFE / J-C. BOTT / DPA / A. GEBERT / EFE / P. POWELL

Ya me permitirán que por una vez hable de un tema deportivo, fuera del área que me corresponde. Se trata de las grabaciones poco éticas, aparecidas ahora y realizadas en 2006, de unos comentarios del presidente del Real Madrid en el ámbito de algunas reuniones con periodistas, que han sido publicadas recientemente por 'El Confidencial'. Se trata de comentarios despectivos de Florentino hacia profesionales que en aquel momento eran titulares del Real Madrid. Dice de Raúl y de Casillas, dos iconos del madridismo, que son una estafa. Luego despotrica de Cristiano Ronaldo, de Mourinho, de Vicente del Bosque y de algunos jugadores más. 

La verdad es que es bastante propio de presidentes de grandes equipos hablar mal de sus jugadores en privado. Los dirigentes se ven constantemente enfrentados a los caprichos y decisiones de jugadores estrella, y acaban hastiados de tanta tontería. Aquí lo que sorprende es que todo eso lo haya dicho Florentino Pérez, el hombre impasible que dirige un club en el que aparentemente nunca hay conflicto alguno, en el que todo se enmudece, donde nada comprometedor se publica. Ese hombre que se dirige a sus fieles desde su púlpito imaginario, ese “ser superior” que todo lo ve, resulta que es un individuo de carne y hueso que en reuniones clandestinas pincha y corta sobre ciertos periodistas de medios afines.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y eso es lo peor de todo. Urdir estrategias para hundir a unos y favorecer a otros, con colaboración de periodistas entregados a la causa. ¡Qué pena para una profesión tan noble!. ¿Qué puede decir ahora Florentino que justifique lo descubierto? ¿Qué pueden declarar los Iker Casillas, Raúl o Roberto Carlos, personas agraviadas por él, para que la cosa quede en nada y puedan seguir empleadas en el club? Pues nada. Lo que va a pasar es que no va a pasar nada. Que los que tengan que tragar, tragarán, y a otra cosa. Pero a los demás nos ha servido para dos cosas: la primera, para conocer un poco mejor al presidente Pérez y la segunda, para descubrir la presunta e infame colaboración de algunos periodistas con su omnímodo poder.