La cita en Waterloo Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

La paciencia de Junqueras

Junqueras tiene una paciencia inmensa. A pesar de todo ello, dice que la reunión del otro dia fue familiar

1
Se lee en minutos
Junqueras y Puigdemont, en Waterloo.

Junqueras y Puigdemont, en Waterloo. / ACN

Oriol Junqueras dice que no fue necesaria ninguna "reconciliación" con  Puigdemont y que su reencuentro fue "personal, muy agradable y familiar".

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Su reacción es admirable después de lo que Puigdemont cuenta en sus libros. Según el ‘ex-president’, Junqueras nunca quiso la independencia sino presionarle con el único objetivo de que se echase atrás, que el independentismo le acusase de traidor y ERC ganara las siguientes elecciones. Le acusa tambien de abandonar el barco justo después de la DUI. Aquí van unos fragmentos en los que los entrecomillados son palabras del propio Puigdemont:

"No quiero ir con un ‘vicepresident’ desleal a una etapa tan dura como la que vendrá". Puigdemont dice estar cansado de los silencios constantes de Junqueras, de sus dudas y de que no se pronuncie jamás.

"¿Qué quiere Junqueras? ¿Ser el presidente de una Catalunya autonómica? ¿O es que le da miedo continuar con el enfrentamiento con el Estado?”

Refiriéndose a lo de Rufián y las 155 monedas de plata, Puigdemont escribe: "Creo que convocar elecciones habría sido un gesto de responsabilidad histórica. Habría sido polémico muchos años, pero yo me veía capaz de explicármelo a mí mismo. (...) Las reacciones de ERC me habrían hecho pasar como un traidor por haberme rendido gratis."

Noticias relacionadas

Después de la DUI, en el Palau de la Generalitat, Puigdemont recibe un mensaje al móvil de un amigo: "¿Qué ocurre, que no descolgáis la bandera española?". Ya están prácticamente todos los ‘consellers’ y la mesa del Parlament. (...) Se da cuenta de que no están ni Marta Rovira ni Oriol Junqueras. ¿Los ha visto?, pregunta. Justo en ese momento entra por la puerta la secretaria general de ERC. ¿Y el vicepresidente? pregunta Puigdemont. “El vicepresidente no vendrá. No se encontraba muy bien. ¿No se encontraba bien? Caramba. Si hace poco rato estábamos en el Parlamento y no ha dicho nada." (...) Este se ha asustado, le dice Turull al oído.

Junqueras tiene una paciencia inmensa. A pesar de todo ello, dice que la reunión del otro dia fue familiar.