La tribuna

La Iniciativa de Estocolmo: un compromiso renovado por el desarme nuclear

En interés de la humanidad, debemos asegurarnos de que las armas nucleares no serán usadas nunca más. Los países de la Iniciativa de Estocolmo nos reunimos este lunes en Madrid para avanzar en esta senda

3
Se lee en minutos
Lanzamiento de un misil intercontinental balístico en Corea del Norte, difundido por la agencia oficial norcoreana KCNA en julio de 2017.

Lanzamiento de un misil intercontinental balístico en Corea del Norte, difundido por la agencia oficial norcoreana KCNA en julio de 2017. / KCNA (REUTERS)

“Una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar”. El 16 de junio, los presidentes Biden y Putin reafirmaron esta verdad fundamental célebremente acuñada por sus predecesores, Reagan y Gorbachov, en el último pico de la Guerra Fría. En aquel entonces, esta frase marcó el comienzo de un diálogo entre Estados Unidos y la Unión Soviética sobre control de armamentos que resultó beneficioso para toda la humanidad. Hoy, infunde una nueva esperanza de que el mundo pueda volver a la senda del desarme nuclear.

Necesitamos más que nunca avanzar. Varios acuerdos de desarme nuclear y no proliferación se han desmoronado en los últimos años. Las renovadas tensiones y la desconfianza entre las potencias mundiales han impedido en estos años una mayor reducción de los arsenales nucleares. En 2019 se puso fin al Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio, uno de los instrumentos básicos para el control de armamentos. Los avances tecnológicos incrementan la complejidad, generan nuevos riesgos y pueden incluso alimentar una nueva carrera de armamentos. Y desafíos de proliferación nuclear regionales, como los de Irán o Corea del Norte, siguen requiriendo nuestro pleno compromiso.

En este contexto, la Iniciativa de Estocolmo para el Desarme Nuclear, compuesta de 16 estados de todos los continentes (*), tiene como objetivo revitalizar la diplomacia, fortalecer el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y avanzar en la senda del desarme. En interés de la humanidad, debemos asegurarnos de que las armas nucleares no serán usadas nunca más.

Hemos elaborado más de 20 propuestas viables para reforzar el TNP y la implementación de sus objetivos antes de su próxima Conferencia de Revisión

En una serie de reuniones ministeriales en Estocolmo, Berlín, Ammán, y ahora Madrid, hemos elaborado más de 20 propuestas viables para reforzar el TNP y la implementación de sus objetivos de desarme antes de su próxima Conferencia de Revisión. La prórroga del Nuevo Tratado START a principios de este año, la perspectiva de nuevas conversaciones entre Rusia y Estados Unidos sobre el futuro del control de armas y medidas de reducción de riesgos, y un nuevo compromiso de moderación al más alto nivel político, como lo han expresado el mes pasado en Ginebra los presidentes de Estados Unidos y Rusia, son buenas noticias. Estas ideas figuraban entre los 'stepping stones' que nuestra iniciativa había propuesto.

Si bien acogemos con entusiasmo estos desarrollos positivos, alentamos a los estados poseedores de armas nucleares a que adopten nuevas medidas decisivas conducentes al desarme. Estas pueden incluir reducir el papel de las armas nucleares en las políticas y doctrinas de seguridad, minimizar el riesgo de conflicto o de uso accidental de armas nucleares, nuevas reducciones de arsenales, o contribuir a acuerdos de control de armamentos de nueva generación, entre otras. Debemos, de una vez por todas, poner fin a los ensayos nucleares apoyando la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, desbloquear las negociaciones sobre un tratado de prohibición de producción de material fisible para fines militares y desarrollar capacidades de verificación de desarme nuclear sólidas y creíbles. En otras palabras: debemos aprender de la historia y construir mirando hacia el futuro. Como parte de este esfuerzo, interactuaremos más con aquellas comunidades que han sufrido los efectos de las armas nucleares, incluidas Hiroshima y Nagasaki, y trabajaremos de la mano de las generaciones más jóvenes. También nos esforzaremos por asegurar la plena y efectiva participación de la mujer en los procesos decisorios de las políticas de no proliferación y desarme, así como lograr la plena integración de las perspectivas de género.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Con este fin, los países de la Iniciativa de Estocolmo nos reunimos en Madrid este lunes para reafirmar nuestro decidido compromiso de seguir promoviendo la causa del desarme nuclear y dar nuevos pasos a tal efecto. 

Noticias relacionadas

En nuestra última reunión en Ammán, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, nos dijo: “Individualmente, ustedes representan a diferentes regiones. Juntos, representan un compromiso colectivo por un mundo libre de armas nucleares”. Hacemos un llamamiento a otros estados a que se unan a nosotros en esta causa.

(*) Los miembros de la Iniciativa de Estocolmo son: Alemania, Argentina, Canadá, Corea del Sur, España, Etiopía, Finlandia, Indonesia, Japón, Jordania, Kazajistán, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Suecia y Suiza.