Machismo

Caperucita se hizo mayor

Monica Lewinsky, que fue machacada, apartada y juzgada públicamente, estrenará una serie. En la era del #Meetoo la venganza está servida

1
Se lee en minutos
Monica Lewinsky.

Monica Lewinsky. / DANNY MOLOSHOK (REUTERS)

El tiempo pone siempre las cosas en su sitio. O puede que simplemente las vemos desde otro ángulo y con una mirada más adulta. El verdadero reto es mirarse a una misma no con pena, sino con compasión. Que cuando somos jóvenes, a veces nos faltan muchas armas para movernos por el mundo y siempre aparece algún lobo que se aprovecha de ello. Lo que tiene que hacer Caperucita al crecer es darle la vuelta y sacarle partido. Un buen ejemplo de eso es Monica Lewinsky. La famosa becaria de los 90 se ha convertido en productora y en septiembre estrena serie donde nos contará todo lo que pasó en el Ala Oeste de la Casa Blanca.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Nunca una felación ha dado para tanto, pensarán algunos. Pero es que aquello fue mucho más que sexo oral. Estamos hablando, seguramente, de la relación de poder más bestia de la historia. Una mujer de 22 años que trabaja para el presidente de EEUU. ¿Se puede ser más poderoso? En aquel momento, nadie se fijó en esto. Eran otros tiempos. Con lo que la pobre becaria fue machacada, vapuleada, apartada y juzgada públicamente de romper el matrimonio de los Clinton. Como si eso no estuviera roto ya de serie.

Luego, la otra cara de la mujer, la de Hillary. Buena esposa católica, que no abandona a la familia por un desliz absurdo. Cuando les interesa el sexo es importante y cuando les interesa, no lo es. Tengo muchas ganes de ver el enfoque que le dan a esta historia 25 años más tarde. En la era del #Metoo la venganza está servida. ¡De esta no se salva ni un presidente de EEUU! Y ganas tengo de que el #Metoo dé el salto al mundo LGTBI. Que nadie pone la lupa en los comentarios fuera de tono que hacen algunos presentadores de televisión, que se creen muy graciosos, pero que lo único que hacen es incomodar a los concursantes y al espectador. Sí, hablo del programa 'Supervivientes' que se emite en Tele 5. Las bromitas sexuales en la tele están ya muy antiguas y dan grima.