Apunte

La leyenda caducada

2
Se lee en minutos
Sergio Ramos, junto a los trofeos blancos.

Sergio Ramos, junto a los trofeos blancos. / REAL MADRID

Se terminó una historia de cuento que ha durado 16 años y sin final feliz. Aunque al menos la despedida ha sido mejor que la de Raúl, Iker o Zidane. Hubo vídeo, buenas palabras y elegancia mutua tras meses de desencuentros entre la familia Ramos y el presidente del Real Madrid.

En este divorcio pierden todos y ambas partes han cometido errores graves. Uno por tensar demasiado la cuerda, el jugador, pensando que iba a tener la sartén por el mango hasta el final, y otro, el presidente, quien da la impresión de no medir lo que supone este adiós dentro del vestuario del Real Madrid.

En un mes se han ido Zidane y Ramos, entrenador y capitán. El primero harto de que no se valorase internamente su trabajo. El segundo, comprobando que la oferta de renovación del club, para él insuficiente en cuanto a la duración, había caducado como un tetrabrik de leche.

¿Caducidad? Si el club quisiese mantener a Sergio, aunque solo fuera por reconocimiento a su entrega y logros en 16 años en los que ha levantado 22 títulos, 4 de ellos Champions, ¿iban a dejar de hacerlo por la supuesta caducidad? Y si Ramos tenía tan claro que deseaba seguir, si según él, el dinero no era el problema, ¿por qué esperó a la semana pasada para aceptar, renunciando a los dos años que pedía?

El ejemplo de Laporta

Cada vez que el club ha sido cuestionado este año por la renovación de Sergio, la respuesta ha sido tan de manual como fría. Hay muchas maneras de sentir hacer a un jugador que el club quiere que siga, aunque no pueda o quiera pagarle lo que pide. Laporta es el mejor ejemplo con Messi

Noticias relacionadas

La combinación de lesión, covid, y no convocatoria de Luis Enrique, han dejado a Ramos debilitado a los pies de su presidente, y este ha aprovechado la coyuntura para deshacerse de un mito que se le había convertido en un problema, como le suele pasar a Florentino con los grandes ídolos del vestuario.

Dice Sergio  que“con el tiempo he ido dejando el rencor a un lado, no quiero enfrentamiento, eso sí, me gusta contar la verdad”. Eso deja entrever muchas cosas que no nos han contado. El último documental se llamó 'la leyenda de Sergio Ramos'. Para el próximo, 'Ramos, contar la verdad' puede encajar.