Pros y contras

Difusa violencia perversa

Miraba "Exit" y comparaba a los personajes, inmersos en una impetuosa espiral autodestructiva, con el retrato de Tomás Gimeno, "caprichoso, celoso y bronco". Hermanos, todos ellos, de la sangre que han derramado

1
Se lee en minutos
Tomás Gimeno.

Tomás Gimeno. / El Día

Mientras leía los detalles de la biografía del parricida de Tenerife, un excelente trabajo de Pedro Fumero, estaba terminando la primera temporada de la serie noruega "Exit", una historia de cuatro inversores en bolsa que hacen negocios sucios (a partir de información privilegiada), con la apariencia de documento verídico basado en las confesiones de los propios protagonistas. El retrato de este tipo de hombres es devastador. Obsesionados por el placer inmediato y por la acumulación de dinero, viven en un estado de nihilismo absoluto, en un continuo de drogas diversas, alcoholes y prostitutas de todo tipo, a quienes maltratan con un desprecio absoluto por la dignidad humana. Lo más espeluznante, sin embargo, en este festival del capitalismo salvaje, es la relación que mantienen con sus esposas. Vistas como un objeto decorativo, agredidas por una ira desatada, controladas hasta el extremo, prisioneras en una jaula de oro.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Miraba "Exit", pues, y comparaba a los personajes, inmersos en una impetuosa espiral autodestructiva, con el retrato de Tomás Gimeno, "caprichoso, celoso y bronco". Hermanos, todos ellos, de la sangre que han derramado, violencia desgarradora o difusa violencia perversa.