Pros y contras

La carnívora desazón del asesinato

1
Se lee en minutos
Manifestación contra la violencia machista en Madrid.

Manifestación contra la violencia machista en Madrid. / DAVID CASTRO

No sé si, como afirma la nueva ‘consellera’ Tània Verge, la desescalada es un factor que influye en el aumento de feminicidios, "porque los agresores perciben una pérdida de control de las parejas". Podría ser una de las causas. Las circunstancias de la pandemia han provocado cierres forzados, pisos que se han convertido en prisiones, vidas que han sido sometidas a una cotidiana sensación de ahogo, sin posibilidades de huida ni siquiera de un cierto alivio más allá de la opresión difusa, los malos tratos permanentes, oscuros, indetectables. Hemos abierto las ventanas y hemos podido salir a la calle, incluso de noche, y hemos asistido a cierta sensación de normalidad, hemos vuelto a ver caras amables. Quizá es eso lo que quiere decir la ‘consellera’, que la correa se ha destensado y que, por ello, el hombre piensa que ya no tendrá ese poder omnívoro, que ahondará en la pulsión de la carnívora desazón del asesinato.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Asistimos a los episodios recientes y terribles que proclaman la vigencia del odio machista con una mezcla de rabia y estupor. El hecho es que la violencia extrema persiste, más allá del tiempo concreto que ahora vivimos, lacerante e irracional, más allá de las lecturas sociológicas.