Pros y contras

Entre el autoengaño y la mentira

No deja de ser punzante toparse con mensajes como el de Quim Torra afirmando que el “1-O es fundacional e innegociable”

Se lee en minutos
Ciudadanos votando en Igualada, el 1 de octubre de 2017.

Ciudadanos votando en Igualada, el 1 de octubre de 2017.

Jordi Sànchez ha lanzado un torpedo escrito a Oriol Junqueras. Carta contra carta. El texto del secretario general de Junts gira en torno al 1-O, ese día grabado en la memoria de millones de Catalunya. 

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora, Sànchez acusa a Junqueras de haber tachado el 1-O de error, pero él mismo reconoce que las urnas fueron “concebidas más para forzar al Gobierno español a abrir una vía de diálogo y negociación para alcanzar un referéndum acordado que para proclamar efectivamente la independencia”. Sin duda, la apreciación es cierta. Fueron muchas voces las que se alzaron afirmando que, a pesar de los múltiples altavoces propagandísticos (también públicos e institucionales), la cita tenía mucho de farsa. Voces que fueron tachadas de traidoras, voces que estropeaban tanta épica y tanto ilusionismo. ¿Nos acordamos ahora de aquellos ancianos que, con la emoción a flor de piel, creían votar por la república? Bienvenidas sean las manifestaciones públicas de lo que, entonces, solo se reconocía en privado. Pero no deja de ser punzante toparse con mensajes como el de Quim Torra afirmando que el “1-O es fundacional e innegociable”. Algunos aún están así, entre el autoengaño y la mentira organizada.