UN PRESIDENTE DECEPCIONADO

Patada de Laporta a la silla sueca

Se lee en minutos
Joan Laporta

Joan Laporta

Hay quien dice, pero no puede ser cierto, es demasiado llamativo y 'laportiano' para ser real, que el cabreo que agarró Joan Laporta, el pasado domingo, cuando vio el cuarto ridículo (casi consecutivo) de Messi&Cia en la Liga (Granada, Atlético, Levante y Celta) en uno de los salones del hotel Scandic Opalen, de Gotemburgo, antes de acudir al estadio donde las chicas consiguieron el mayor logro de esta temporada para el Barça, como club, como 'més que un club', fue lo que provocó que, al día siguiente, decidiese abrir una ronda de consultas con los representantes de las ‘vacas sagradas’ (no creo que vayan los jugadores, ¡menudos son con el dinero!) para pedirles una importante rebaja salarial.

Aún recuerdo (y ustedes también) el espléndido discurso de toma de posesión de Laporta: «Vosotros, los jugadores, sois los que podéis devolver la ilusión a millones de barcelonista. Cuando colgué la pancarta delante del Santiago Bernabéu ‘ganas de volver a veros’, también iba por vosotros. Estoy muy contento de volver a veros. Sois el alma del club. Sabéis cómo me relaciono con vosotros, veréis a un presidente que está a vuestra disposición. Estamos aquí para ayudaros y protegeros. Sabemos que vuestro trabajo es durísimo y que el talento que tenéis es extraordinario. Sabemos que en pandemia estáis más solos que nunca. Tenemos que querer más que nunca a nuestros jugadores. Con nosotros no estaréis solos y os acompañaremos hacia el camino del éxito. Nuestro objetivo es que estéis cómodos en el club y que veáis que tenéis una proyección con nosotros».

Señores, no hay dinero

Noticias relacionadas

Eso sí, ¿verdad?, no a este precio. No con tantos años de contrato. El precio y el contrato infinito solo se lo merece Leo Messi, debió pensar el presidente mientras pateaba la lujosa silla sueca del Scandic Opalen, y, como diría Josep Lluís Núñez en la época que quería cargarse a Johan Cruyff, se llenaba «de razones para tomar la decisión».

En campaña, Laporta defendió a Piqué, Sergi Roberto, Alba y Busquets, pero, ahora, le han fallado y necesita su dinero para renovar a Leo. O intentarlo. Con dinero, con mucho dinero, también Víctor Font y hasta Toni Freixa hubiesen retenido a Messi. O se lo saca a los ricos o el del helicóptero y el Lamborghini tendrá que añadir más millones.

Temas

Barça