Apuntes

Ellas también tienen derecho a soñar

1
Se lee en minutos
Alexia celebra su gol de penalti en la final ante el Chelsea.

Alexia celebra su gol de penalti en la final ante el Chelsea. / Reuters

A Alexia Putellas le encantaba el juego de Rivaldo, es por eso que el 11 le empezó a gustar. Ese fue el dorsal con el que este domingo levantó una Champions. Porque cuando Alexia Putellas era una niña, el único fútbol que podía admirar era el masculino. 

Esta victoria, que trasciende lo deportivo, es una puerta abierta a todas aquellas niñas que piden un balón de fútbol para su cumpleaños, esas niñas que esperan ilusionadas que suene el timbre del recreo para seguir dando patadas al balón, aunque normalmente lo hagan rodeadas de niños. Niñas a las que por suerte ya nadie mira mal porque les guste jugar a fútbol. Niñas que ya hace un tiempo saben que pueden ir al Johan Cruyff a ver a sus ídolos. Y niñas que desde este domingo saben que llegará un día que puedan levantar una Champions.

No hace tanto, en enero de 2015, Vicky Losada dejaba el Barça para irse al Arsenal, y lo hacía para poder ganarse la vida en aquello que mejor se le daba. Medio año más tarde, se iniciaba un proyecto para profesionalizar la sección que la trajo de vuelta tiempo después. Este domingo en Göteborg, recordaba entre lágrimas de emoción que le hubiera gustado poder soñar con la Champions hace mucho tiempo y no tan solo hace dos años. 

Sin marcha atrás

Noticias relacionadas

Porque para tener sueños, primero debes ver que son posibles. Y hoy hay toda una generación de niñas que ayer descubrieron que era real, cercano y que también tienen derecho a soñar con ello. Porque merecían algo más que la fantasía de verse ganar una Champions jugando con Messi.

La apuesta del Barça ya no tiene marcha atrás. Quizá no sea el año que viene, o quizá sí, pero seguirá llegando a finales de Champions y es posible que surja otra excelente zurda, de buen toque y buena visión de juego, que lleve el 11 a su espalda. Y cuando le pregunten, explicará que su referente era Alexia, una de las jugadoras que ganó la primera Champions de la historia del club. El domingo el Barça ganó, pero el resultado era lo de menos, porque nosotras -todos ya- habíamos ganado.