En clave europea

Injusticia fiscal en la Unión Europea

Se lee en minutos
Mark Rutte habla con Pedro Sánchez, este sábado en Bruselas.

Mark Rutte habla con Pedro Sánchez, este sábado en Bruselas. / EPA/AP POOL

Los artificios contables de las multinacionales y los abusos de la legislación fiscal de las personas con ingresos muy elevados privan a los gobiernos de la Unión Europea (UE) de recursos indispensables para corregir la desigualdad e impulsar el crecimiento, en especial en la actual crisis de la pandemia

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) del 12 de mayo a favor de Amazon, avalando de nuevo la ingeniería contable de las multinacionales para rebajar artificialmente sus impuestos y no tributar en los países donde obtienen sus ingresos, evidencia la injusticia fiscal existente en Europa. Mientras las pequeñas y medianas empresas, los autónomos y los asalariados destinan una parte proporcionalmente importante de sus ingresos al pago de impuestos, las multinacionales, las grandes empresas y las personas con ingresos muy altos pueden eludir el pago de la mayor parte de sus impuestos gracias a artificios contables, ventajas fiscales, sociedades pantalla y patrimoniales, paraísos fiscales y acuerdos tributarios con los gobiernos de los Países Bajos, Irlanda y Luxemburgo.

Los privilegios fiscales que fomentan estos tres países les permiten engrosar su recaudación a costa de privar a sus demás socios de la UE de los impuestos que les corresponderían. Irlanda ha sido el primer país de la UE a expresar su oposición al plan del presidente norteamericano, Joe Biden, de fijar un tipo mínimo global del 21% a los beneficios de las multinacionales, ya que implicaría perder el 20% de su recaudación anual si deja absorber los ingresos de las multinacionales obtenidos en el resto de la UE.

La Comisión Europea dictaminó en el 2017 que el acuerdo fiscal otorgado por Luxemburgo permitió a Amazon no tributar por cerca del 75% de sus beneficios. Amazon rebaja los beneficios sometidos a tributación al concentrar sus ingresos de la UE en dos sociedades en Luxemburgo y mediante el pago de cánones artificialmente elevados dentro del mismo grupo “que superan el 90% de los beneficios de explotación”, detalló la Comisión Europea.

El Tribunal de la UE, sin embargo, ha avalado esta semana la ingeniería contable de Amazon y las ventajas fiscales concedidas por Luxemburgo con el argumento de que la Comisión Europea “no demostró de manera suficiente” que hubiera habido una reducción tributaria indebida. El Tribunal de la UE utilizó la misma fórmula para anular en el 2019 y el 2020 las decisiones de la Comisión Europea contra el sistema de reducción fiscal artificial de Starbucks a través de Holanda y de Apple en Irlanda.

La sentencia se produce una semana después de que se revelara que Amazon no pagará ningún impuesto de sociedades por beneficios europeos en el 2020, a pesar de que sus ventas en Europa, centralizadas en sus filiales luxemburguesas, ascendieron a la cifra récord de 44.000 millones. Mientras sus ingresos crecieron el 37,5% en el 2020 en Europa, Amazon EU declaró 1.187 millones de pérdidas, reduciendo a cero los beneficios sometidos a impuestos.

La pérdida de recaudación por evasión fiscal en la UE asciende a más de un billón de euros anuales, estimó en el 2019 el informe Brecha Fiscal Europea de Richard Murphy. De esa cifra, 825.000 millones corresponden a evasión de impuestos nacionales y 190.000 millones a tributos eludidos por las multinacionales. La pérdida de recaudación por evasión fiscal se situaría en España en unos 60.000 millones anuales, según Murphy.

Pérdida de 152.800 millones

Noticias relacionadas

La organización TaxJustice estimó en noviembre del 2020 que los abusos favorecidos por la legislación fiscal vigente causan una pérdida de recaudación anual en el conjunto de Europa de 152.800 millones, el 56,8% de la cual es generada por particulares y el 43,2% por multinacionales. Dentro de la UE, Países Bajos, Luxemburgo e Irlanda promueven unas pérdidas de recaudación anuales a otros países de 30.200 millones, 22.900 millones y 13.140 millones, respectivamente, detalla TaxJustice. El Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe del 2019 indicó que anualmente se producen movimientos de capital fantasma dentro de las grandes compañías por valor de 13,7 billones de euros a nivel mundial para evitar pagar impuestos y que la mitad de esos fondos se canalizan a través de Países Bajos y Luxemburgo.

Los abusos de la legislación fiscal provocan unas pérdidas de recaudación anuales en España de más de 3.600 millones, según TaxJustice. En España, el tipo efectivo de sobre los beneficios en el impuesto de sociedades que pagan las empresas de más de 5.000 empleados se limita al 3,28% y en la banca al 4,45%, mientras que en las pequeñas empresas sube al 15,7%, según la Agencia Tributaria. Las mayores pérdidas de recaudación por las lagunas legislativas en la UE corresponden a Alemania (21.100 millones), Francia (16.800 millones) e Italia (10.300 millones), precisa el informe de TaxJustice.