Pros y contras

Sus lágrimas, nuestras lágrimas

Un año de pandemia y aún no encontramos el modo óptimo de comunicar lo que ha sucedido

Se lee en minutos
Carles Francino, que ya ha superado el covid, vuelve esta tarde a ’La Ventana’.

Carles Francino, que ya ha superado el covid, vuelve esta tarde a ’La Ventana’. / TWITTER / LAVENTANA

Noticias relacionadas

Volvió Carles Francino a la radio. 47 días de baja por covid. Llegó, habló… y lloró. Y sus lágrimas nos recolocaron en el punto exacto donde estamos: haciendo recuento de pérdidas. Conmovedor su relato entrecortado de lo que supuso para él y su entorno la enfermedad, el agradecimiento a sanitarios y a todas aquellas personas que le prestaron apoyo y cariño.

Un año de pandemia y aún no encontramos el modo óptimo de comunicar lo que ha sucedido, lo que sucede. Ni los políticos, ni los medios, ni la propia ciudadanía. Tan pronto barnizamos los datos de un tono deportivo -hoy sube el índice de infectados, baja la mortalidad, en tal sitio desciende un punto, en el otro se incrementa…- como se confunde el fin del Estado de alarma con el fin de la pandemia. ¿De verdad no hay un punto intermedio entre el toque de queda y las celebraciones masivas y descontroladas en la calle? ¿No podemos encontrar un equilibrio entre unas restricciones que han quebrado la salud mental de tantos y ese funesto estallido de irresponsabilidad? El testimonio de Francino es una llamada a cuidarnos y a la sensatez. La esperanza del final no puede confundirse con la amnesia, la ingratitud y el desprecio a la vida