ANÁLISIS

Koeman, tres partidos para una decisión

1
Se lee en minutos
Koeman, en el último entrenamiento del Barça antes de jugar en el campo del Levante.

Koeman, en el último entrenamiento del Barça antes de jugar en el campo del Levante. / Efe / Alejandro García

A falta de tres partidos para que acabe la liga, Koeman puede pensar que ya ha enseñado qué tipo de entrenador es durante estos últimos ocho meses. Hemos visto que no le da miedo saltarse jerarquías cuando un joven le da más que un veterano. Hemos observado cómo se ha ganado el respeto de un vestuario que venía de ningunear públicamente a su anterior entrenador.

Ha buscado soluciones a una planificación desastrosa que le dejó una plantilla descompensada y sin otro 9 que el delantero del Leganés. Incluso ha sabido dar tranquilidad al capitán, enfurruñado de inicio porque se quería ir. Esta es su carta de presentación --una regeneración y una trayectoria emocionante en la Copa-- y en las últimas horas así la ha reivindicado. Aparentemente se dirigía a los periodistas, pero su mensaje parecía reclamar la atención de la directiva.

El silencio de Laporta

Durante este tiempo le hemos conocido las virtudes, también los defectos. El equipo no ha conseguido ganar a ningún otro grande y, más allá de la conclusión de que no les alcanza, el entrenador ha mostrado sus limitaciones y un alma, por momentos, poco atrevida para la valentía que se presupone para un entrenador del Barça. Eso le ha restado especialmente en planteamientos como el que vimos ante el Atlético, porque el cálculo no es algo que haya funcionado históricamente en esta entidad. 

Noticias relacionadas

Laporta calla al respecto. Tiene dudas, y eso es evidente porque desde que es presidente evita pronunciarse. El presidente del Barça está en su derecho de escoger al técnico que cuadre mejor con su idea, que Koeman haya sido el mejor entrenador posible en medio del desbarajuste no significa que sea el hombre ideal para un nuevo proyecto. 

Pero la incertidumbre alimenta la posible decisión en función de lo que pase en la liga. Cualquiera diría que la continuidad del técnico está en manos de Atlético y Real Madrid y no del propio Barça. Koeman será el mismo, fallen o no los rivales. Otra cosa es que Laporta se atreva a prescindir del técnico tras un doblete.