Pros y contras

Terminar de coser el disfraz

El gesto de Estados Unidos sobre las pantentes es loable, pero cargado de condicionales

Se lee en minutos
Una sanitaria prepara la vacuna contra el covid.

Una sanitaria prepara la vacuna contra el covid. / Jesús Hellín

La necesidad de una vacunación global no es un argumento altruista por parte del mundo occidental, sino un ejercicio de egoísmo matizado por declaraciones biempensantes. Un estudio de 'Nature' calculaba que, a finales de abril, había 10 estados que disponían de tres cuartas partes de las vacunas de todo el planeta. La tristeza que emite este dato es suficientemente elocuente: nos dice "primero, nosotros; después, ya veremos".

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al mismo tiempo, sabemos que la famosa inmunidad de grupo será universal o no será, con lo que la protección tribal debe derivar, por fuerza, hacia una política expansiva, no porque el mundo esté habitado por buenas personas, sino porque da miedo que las olas indias o brasileñas acaben salpicando nuestras playas. Y ahora llega la polémica de las patentes. ¿Ofrecerlas a todo el mundo o gestionar las ganancias de la propiedad intelectual? El gesto de Estados Unidos es loable, pero cargado de condicionales. Reconocen que las negociaciones en la OMC serán largas y complejas. No liberan los derechos, sino que dicen que hablarán de ello. Hablar mientras el tiempo corre hacia una catástrofe. ¿No es mejor producir más (y ganar más dinero) para terminar de coser, así, el disfraz?