Editorial

Hora de escuchar al pueblo de Colombia

Se lee en minutos
El Periódico
Ciudadanos protestan en las calles de Colombia.

Ciudadanos protestan en las calles de Colombia. / Reuters

A un líder se le supone un mínimo sentido de la oportunidad para calibrar cuál es el momento adecuado de apuntar a los bolsillos de la población con una subida de impuestos, una medida siempre polémica sin importar el contexto y la coyuntura. El presidente de Colombia, Iván Duque, ha hecho justo lo contrario al tramitar una reforma tributaria en un momento, por decir lo menos, delicado, en el que una gran parte de los colombianos sufren la arremetida económica de la pandemia, sin el colchón que brinda el Estado de bienestar y unas clases populares que arrastran las consecuencias de la anterior crisis y sufren un maltrato crónico por parte de las instituciones.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Que el malestar va más allá de la desafortunada iniciativa del Gobierno lo demuestra el hecho de que la de estos días es la segunda ola grave de disturbios que sufre el país en poco tiempo, después de la que tuvo lugar en septiembre pasado tras la muerte de un ciudadano a manos de la policía. También habla del enquistado enfado de parte de la población hacia las fuerzas de seguridad, especialmente la brigada antidisturbios, señalada por su brutalidad. Hasta hace no mucho Colombia era un país que se asomaba al futuro con la esperanza que daba haber puesto fin a la guerra con las FARC, pero esa ilusión ha chocado con la irritación que produce un Gobierno timorato a la hora de aplicar los acuerdos de paz y aplicado en la tarea de gobernar para unos pocos. Parece que ha llegado el momento de que el Ejecutivo escuche de verdad al pueblo.

Temas

Colombia