Pros y contras

Premio a la frivolidad

Ayuso lanza barbaridades sin despeinarse y las encadena con algo parecido al entusiasmo

Se lee en minutos
Premio a la frivolidad

Pasó lo anunciado, Isabel Díaz Ayuso ha arrasado. Y bastaba con pasearse por Madrid para presagiarlo. Porque han sido muchos los que han votado con el convencimiento de que, si vivieran en otro lugar –por ejemplo, Barcelona– llevarían meses en paro o en algo mucho peor aún. Han votado por la sensación de que, a pesar de los datos epidemiológicos, la vida en Madrid no se ha detenido. El peso mental de la pandemia ha sido determinante. Que ahora el PSOE lo tiene peor, infinitamente peor, es evidente. Más aún al perder el voto de tantos trabajadores. Ni el candidato ni la estrategia han sido acertados. De repente, el partido parece haber envejecido, y sin los valores que podría haber acompañado el proceso. Porque la solidez y el sentido común ya lo ha aportado Mónica García (Más Madrid), además de los argumentos, la defensa de los derechos sociales, la brillantez y el empuje.  

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hay algo más, Ayuso destila orgullo desacomplejado y frivolidad. Lanza barbaridades sin despeinarse y las encadena con algo parecido al entusiasmo. Quizá todo sea muy sencillo. Quizá después de tanta muerte, de tanto sufrimiento, se ha preferido la aparente alegría de vivir que la advertencia del fascismo que viene.