LIBERTAD CONDICIONAL

Una madre no es un felpudo

Se lee en minutos
Un televisor reproduce un momento de ’El diario de Patricia’.

Un televisor reproduce un momento de ’El diario de Patricia’.

Corrían los años 90 y en tres programas se repetía en numerosas ocasiones la misma escena. Mujer a la que llaman a participar en el programa con cualquier excusa. Mujer que, cuando acude al programa, ilusionadísima porque va a salir en la tele, descubre que su expareja quiere recuperarla y que ha orquestado, en colaboración con el programa, una sorpresa. Hombre que reconoce haberla maltratado pero que asegura estar muy arrepentido. Hombre que llora en directo, se arrodilla, formula promesas. Mujer que, llevada por la vergüenza, la presión social o la simple ingenuidad, le reacepta en su vida.

Hablo de 'Tengo una carta para ti', 'Lo que necesitas es amor' y 'El diario de Patricia'.

No sabemos cuántas mujeres regresaron con sus maltratadores empujadas por esa presión social y por el mito del amor romántico, ese que nos dice que el amor todo lo puede y que la gente puede cambiar por amor.

El 14 de noviembre de 2007, Svetlana Orlova, acudió al 'El diario de Patricia' muy contenta, convencida de que se reencontraría con un familiar que llevaba tiempo sin ver. Eso le habían asegurado desde la productora, que la engañó. Se encontró a Ricardo, que se hincó de rodillas y le pidió matrimonio. Ella, aterrorizada, dijo: "No". Varias veces. Ricardo había sido condenado a 11 meses de prisión y dos años de alejamiento por un delito de maltrato. Cinco días después de ese «NO», Ricardo degolló a Svetlana. La había estado esperando agazapado en su portal. Se necesitó una fallecida para dejar de empujar a mujeres a reaceptar a sus maltratadores, como reses enviadas al matadero.

El 27 de julio de 2012, Rocío Flores denunció a su madre por maltrato. La jueza inició una investigación. Así se descubrió que la hija llevaba tres años maltratando a su madre, y que le había dado tal paliza como para dejarla inconsciente.

Este episodio trasciende casi 10 años después.

‘Señoros’ que opinan

Y entonces escuchamos a un 'señoro' (que agredió en repetidas ocasiones a su mujer, tal y como la justicia ha probado), y a otro 'señoro' (que reconoció en un plató que lleva 25 años consumiendo cocaína, y cuyos familiares aseguran que maltrató a sus dos mujeres), ¡y a muchas personas más! decir en televisión que una buena madre debería perdonar a su hija.

De nuevo el mismo mito: el amor todo lo puede, las personas cambian.

No sé si Rocío Flores ha cambiado o no. Sé que no ha pedido nunca perdón, sé que dijo en público que «no tenía nada de lo que arrepentirse» y sé que cualquier terapeuta, en un caso así, recomendaría que la madre cortara todo contacto con su hija.

"En España se abren cada año más de 4.000 expedientes a jóvenes por violencia filio-parental"

Cada año se abren en España más de 4.000 expedientes a jóvenes por violencia filio-parental. Suponen entre un 10% y un 15% del total de los casos reales; 45.000 jóvenes agreden a sus padres cada año; el 92% de las agredidas son las madres; más de 40.000 mujeres agredidas por sus hijos. Cada año.

Noticias relacionadas

Pero de nuevo, desde la televisión, enviamos el mensaje de que una mujer debe perdonar a quien le maltrata, e inmolarse en sacrificio en el altar del mito de una sociedad. En este caso, el mito de la madre abnegada.

En el Día de la Madre rogaría a todos los medios que dejen de hacer correr mitos absurdos y, sobre todo, peligrosos. Recuerden que una madre, antes que madre, es una persona. Que no romanticen ni legitimen el maltrato. Que las madres somos mujeres, no felpudos.