En clave europea

Batalla europea sobre el 'pasaporte' covid

Se lee en minutos
Un ’smartphone’ con una aplicación de un pasaporte de inmunidad covid.

Un ’smartphone’ con una aplicación de un pasaporte de inmunidad covid. / DADO RUVIC (REUTERS)

El certificado sanitario europeo, denominado coloquialmente "pasaporte covid", es indispensable para recuperar la libertad de movimientos dentro de la Unión Europea (UE) y reactivar la economía y el turismo. Pero el Parlamento Europeo y los Veintisiete acaban de abrir una batalla política sobre las condiciones y alcance práctico de ese certificado. Asimismo, mientras la Comisión Europea busca un enfoque común y resolver los problemas técnicos del certificado, las diferentes iniciativas individuales en marcha de los estados miembros amenazan con repetir la descoordinación del verano de 2020.

La elevada destrucción de empleo y el creciente empobrecimiento de la población a causa de las restricciones y confinamientos hacen perentoria la rápida aprobación de un pase sanitario que facilite la reactivación, en especial en los países dependientes del turismo. En España, hay 760.000 ocupados menos que en el cuarto trimestre de 2019. En Italia, se han destruido más de 945.000 empleos a causa de la pandemia y en Francia los empleos perdidos superan los 360.000, sin contar los del primer trimestre de este año. El turismo aporta globalmente el 10,3% del producto interior bruto (PIB) de la UE. Pero representa el 25% PIB en Croacia, el 20% en Grecia y casi el 14% en España.

El futuro certificado covid europeo, según la regulación en trámite, atestará que la persona está vacunada contra el coronavirus o alternativamente que se ha recuperado de la enfermedad o que ha dado negativo en un test reciente. El Parlamento Europeo reclama que los ciudadanos que dispongan de ese certificado no puedan ser sometidos por los estados miembros a restricciones adicionales, como cuarentenas, autoaislamiento o nuevos test. El Parlamento Europeo también exige que los test covid sean gratuitos, rápidos y accesibles a todos para favorecer esa libertad de movimientos. Estas dos modificaciones del proyecto de reglamento fueron aprobadas el 29 de abril por una mayoría absoluta de 540 eurodiputados, lo que obliga al Consejo de la UE a negociar un acuerdo con la Eurocámara para aprobar la normativa.

Competencias nacionales

Como el control de fronteras y las medidas sanitarias son competencias nacionales, los Veintisiete acordaron en el Consejo de la UE del 14 de abril mantener la posibilidad nacional de vetar la entrada en el país o imponer restricciones (cuarentenas, autoaislamientos, test) a los titulares del certificado covid. Los Veintisiete también se oponen a incluir una mención a la gratuidad de los test.

Otro frente de conflicto entre el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE es la definición de las vacunas reconocidas como válidas. Dado que Hungría usa también las vacunas Sputnik (rusa) y Sinopharm (china), los Veintisiete defienden que se puedan reconocer como válidas las vacunas autorizadas por una autoridad nacional. Por el contrario, la Eurocámara reclama que sólo se reconozcan las vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) o que figuren en la lista de uso de emergencia de la Organización Mundial de Salud (OMS), lo que de momento deja fuera a Sputnik y Sinopharm.La Comisión Europea está trabajando contrarreloj para resolver los problemas técnicos del certificado -interoperabilidad digital entre los países, prevenir falsificaciones, protección de datos personales- para que pueda ser operativo en junio. Pero diferentes países están desarrollando sus propios modelos antes de que estén definidas las pautas técnicas comunes europeas. Además, Grecia, Croacia y Chipre han anunciado que ya aceptan viajeros de Estados Unidos antes de que haya una decisión común.  

Noticias relacionadas

Certificado danés

Dinamarca es el país más avanzado en el uso de su propio certificado: desde el 21 de abril se exige un pase covid -Coronapas- para entrar en el interior de bares y restaurantes, museos, bibliotecas, peluquerías, centros de belleza, auto-escuelas y estadios de futbol y a partir del 6 de mayo también será obligatorio para entrar en los cines, salas de espectáculo y actividades deportivas y culturales en recintos cerrados. Esta exigencia se apoyan en la gran capacidad de análisis covid de Dinamarca, ya que puede realizar 575.000 diarios (10% de su población total) y aumentarán a 700.000 en mayo. Estonia también ha desarrollado su propio certificado que sirve inicialmente para viajar sin restricciones a Finlandia. Francia planea también exigir desde el 9 de junio un certificado a los turistas para entrar en el país y a los residentes para acceder a estadios, festivales, ferias y exposiciones.