Apunte

El 'apartheid' de la vacuna

En una epidemia sin precedentes, si no se toman medidas especiales solo las economías avanzadas podrán cubrir al grueso de su población antes de acabar el año

Se lee en minutos
Desplazados del Cuerno de África

Desplazados del Cuerno de África / JAKOB DALL / EUROPA PRESS

 

El mundo anda a la greña a raíz de la vacuna. Justo cuando se han distribuido los primeros mil millones de dosis, en la batalla contra el covid-19 la inmunización parte el planeta en dos mitades: quienes tienen acceso y los que no. Mientras a este lado, en Occidente, la vacunación avanza y vislumbra un horizonte hacia el otoño, en los países de rentas más bajas apenas han llegado dosis para el 1% de la población. Para parar la carrera del virus no basta con pinchar a todos los ciudadanos de un país, si al tiempo no se hace en todos los demás, pero no avanzamos para evitar la disparidad en el acceso de este desequilibrio fatal.

La batalla está ahora en la mesa de la Organización Mundial de Comercio, donde una propuesta de los gobiernos de India y Sudáfrica abrió el debate sobre la posibilidad de suspender los derechos que otorgan las patentes. Considerada como una declaración de guerra la industria farmacéutica inmediatamente lanzó la presión a los gobiernos de Occidente para que frenaran la iniciativa con el argumento de que las patentes protegen la inversión para seguir investigando.

Medidas especiales

Noticias relacionadas

En parte es cierto, ya que a pesar de que el sistema de innovación farmacéutica hace años que responde más a intereses de mercado que a los de salud pública, no hay un mecanismo alternativo. Pero, en una epidemia sin precedentes, si no se toman medidas especiales solo las economías avanzadas podrán cubrir al grueso de su población antes de acabar el año, pero no se parará el viaje global del virus.

En cambio, si se suspenden temporalmente las patentes y se comparte la receta, algunos países podrían empezar a producir sin tener que pagar por ello precios inasequibles y las compañías tendrían mas presión para trasferir un conocimiento que ahora mismo retienen. Salvar las barreras legales permitiría aumentar la producción, incluso en Occidente. Por eso la presión aumenta sobre la UE y EEUU para que dejen de bloquear una salida que condena a la mayoría de la humanidad a un 'apartheid' sin vacuna.