Pros y contras

Se lee en minutos
Turistas alemanes en una terraza de Palma de Mallorca.

Turistas alemanes en una terraza de Palma de Mallorca. / Jaime Reina / Afp

El presidente del PP balear, Biel Company, está empeñado en promover una campaña para que se inviertan los criterios de vacunación en Mallorca, Menorca e Ibiza. Defiende que otros destinos, que son competencia, han entrado en un programa que prioriza no la edad, la dependencia o el riesgo, sino el hecho de ser isleños, a fin de convertir esos territorios en espacios libres de covid. Es decir, para que los turistas puedan viajar tranquilos. Mantiene que es un agravio comparativo y carga contra Francina Armengol y contra el PSOE por no entender su reclamación.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Desde el Ministerio de Sanidad le han dicho que "la estrategia sigue principios éticos" y él no ha dudado en pronunciar una memorable frase adversativa: "La ética está muy bien, pero no dará de comer a empresarios y trabajadores del sector turístico". Este "pero" es sensacional. Convierte, sin saberlo, el imperativo categórico de Kant –lo que hay que hacer, sin más objetivos o fines que la propia necesidad de hacerlo– en una posibilidad matizada. La aportación de Company a la historia de la filosofía es antológica: de acuerdo, aquí tenemos toda esta extravagancia de la ética, pero hablemos de cosas serias, ¿no?