Ágora

El liderazgo conjunto de los ayuntamientos puede transformar el país

Los municipios del arco metropolitano queremos tomar parte activa en los espacios de decisión. Queremos estar y además queremos estar juntos

Se lee en minutos
Los alcaldes firmantes de la Declaración de Martorell, el pasado 13 de abril.

Los alcaldes firmantes de la Declaración de Martorell, el pasado 13 de abril. / Àlex Recolons / ACN

Esta semana nueve ciudades de la segunda corona de la región metropolitana hemos firmado la Declaración de Martorell, que supone el punto de partida de la nueva Asociación de Municipios del Arco Metropolitano. Ya solo los nueve municipios fundadores representamos cerca de 900.000 ciudadanos y ciudadanas o, lo que es lo mismo, el 11,6% de la población de Catalunya y acogemos también cerca del 10% del tejido empresarial del país

Son datos que dan idea de nuestro peso específico en el conjunto del territorio, pero la relevancia es todavía mayor si miramos el alcance de las seis comarcas que estos municipios representamos y es que la nueva asociación es solo un punto de partida. Está abierta a nuevas incorporaciones. En el Maresme, Vallès, Garraf, Alt Penedès y Baix Llobregat viven cerca de tres millones de personas, un 37,6% de los habitantes de Catalunya y más de la mitad de los 5,7 millones que habitan la provincia de Barcelona. 

Ante estas cifras, no se puede dudar de que si hay que tomar decisiones de país hace falta que estas cuenten con la opinión de la segunda corona. Por eso hemos puesto en marcha una asociación que quiere reforzar la voz del municipalismo y del arco metropolitano en la definición del futuro. 

Modelo agotado

Estamos en un momento decisivo. Los efectos de la pandemia han sido devastadores. Tenemos que abordar el resurgimiento y tenemos que diseñar el futuro. Y todo ello lo tenemos que hacer juntos. Entre otras cosas, porque resulta evidente que el modelo de Barcelona como única centralidad y polo único de decisión está completamente agotado

Si Catalunya quiere continuar progresando, hay que vertebrar y sobre todo trabajar conjuntamente con el territorio. Y esto pasa inequívocamente por reforzar la segunda corona. Hay que garantizar ciudades bien dotadas, con buenas infraestructuras y con calidad de vida y para hacer todo esto, escuchar la voz de los municipios que la conforman. Porque quien conoce los potenciales, déficits y retos de la segunda corona somos los municipios del arco metropolitano. 

Queremos tener voz en el seguimiento del Plan Territorial Metropolitano, en el planteamiento de las infraestructuras, del urbanismo, de las respuestas sociales. Y participar al máximo en el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona, que interpela al conjunto de la región, como una oportunidad para hablar de los retos que ya teníamos y para abordar la situación derivada del covid y también desafíos como la lucha contra la emergencia climática. 

Queremos trabajar para dotarnos de las infraestructuras necesarias, para poner en valor nuestra capacidad económica, industrial y también la importancia de nuestros espacios naturales. Queremos aprovechar todo nuestro potencial. 

Queremos reflexionar sobre políticas sociales o de vivienda. Y queremos trabajar por la dignidad de todos nuestros barrios, reivindicando y diseñando instrumentos capaces, como en su momento la ley de barrios, de dar respuesta a problemáticas urbanísticas, económicas o sociales, desde una mirada integral. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y también queremos afrontar conjuntamente los temas relacionados con la transición energética y las políticas medioambientales. El aire no tiene fronteras. Las ciudades podemos hacer mucho como motor de cambio, pero solo tendremos éxito si retos como este los abordamos de manera coordinada. Los municipios del arco metropolitano queremos tomar parte activa en los espacios de decisión. Queremos estar y además queremos estar juntos. 

No se trata en ningún caso de negar la capitalidad o de confrontarse con Barcelona. Bien al contrario, se trata de reforzar la participación y la coordinación de todo el mundo en la definición de un futuro que nos afecta a todos y a todas. 

Noticias relacionadas

Es un hecho histórico que ayuntamientos de colores políticos diversos hayamos tenido la capacidad de acordar un pacto, que tiene un gran valor en los tiempos que corren, cuando los consensos entre diferentes sensibilidades políticas cuestan mucho de lograr. Con esta iniciativa, demostramos la madurez y la responsabilidad de los ayuntamientos catalanes. Hemos hecho un ejercicio de liderazgo conjunto. Porque el futuro del país pasa, en buena parte, por la fuerza y la capacidad de transformación del municipalismo.

Firman este artículo:

Josep Mayoral Antigas, alcalde de Granollers

Xavier Fonollosa Comas, alcalde de Martorell

David Bote Paz, alcalde de Mataró

Josep Monràs Galindo, alcalde de Mollet del Vallès

Ana María Martínez Martínez, alcaldesa de Rubí

Marta Farrés Falgueras, alcaldesa de Sabadell

Jordi Ballart Pastor, alcalde de Terrassa

Pere Regull Riba, alcalde de Vilafranca del Penedès

Olga Arnau Sanabra, alcaldesa de Vilanova i la Geltrú