ANÁLISIS

Koeman, pendiente de un resbalón

1
Se lee en minutos
Koeman lamenta el 1-0 del Madrid marcado por Benzema en Valdebebas.

Koeman lamenta el 1-0 del Madrid marcado por Benzema en Valdebebas. / Afp / Javier Soriano

Que el Barça pueda aspirar al doblete es algo que nos parecía remoto en noviembre e impensable en febrero. De hecho, tal como se planificó la temporada, habíamos asumido que este año debía servir para entrever el Barça del futuro. La temporada no iba de títulos. El primero en confirmarnos esa sensación fue el mismo entrenador. Este Barça «no está para ganar muchas cosas», nos dijo. Y no nos pareció un discurso preventivo sino una constatación de lo que veíamos.

La resignación provocaba un estado de calma que permitía convertir el año en un banco de pruebas, una especie de Operación Triunfo para los Mingueza, Araujo, Ilaix y compañía, un test de aptitud para recién llegados como Dest o Trincao y un rodaje para Pedri. Hace un par de meses, sin embargo y ya sin nada que perder, Koeman evolucionó el equipo y recurrió a los tres centrales, seguridad atrás para presionar hacia adelante. El resultado fue que el equipo se metió en la final de Copa y una regularidad que -junto a las concesiones del Atlético- le han permitido volver a aspirar a ese título de Liga del cual nos hemos despedido reiteradamente esta temporada. De pronto el doblete volvía a formar parte de nuestro vocabulario. 

El listón de los títulos

Noticias relacionadas

Y ahí sigue. Pero lejos de suponer una ilusión, lejos de situar el debate en el crecimiento o no del equipo, en un error ya repetido en años anteriores con sus antecesores, los títulos parecen ser de nuevo el listón que marcará el futuro de Koeman, aferrado como recuerda al año de contrato que aún tiene firmado. Su mérito para reconducir un Barça que parecía desahuciado se le ha vuelto ahora en contra.  

Como si su continuidad tuviera que depender de si Araujo se resbala o no en el primer minuto de la final de Copa, o como si el holandés fuera mejor o peor técnico en función de si el Atlético y el Madrid fallan más o menos en este tramo decisivo de temporada. Laporta debería saber ya si la filosofía de Koeman encaja en su proyecto. Si ambos tienen la misma idea de club. Si a estas alturas no lo sabe, quizás no sea su hombre.