En clave europea

La UE, manipulada por Erdogan

Se lee en minutos

A Von der Leyen no le hizo gracia quedarse sin silla en reunión con Erdogan. / VÍDEO: EFE

La Unión Europea (UE), una de las mayores potencias económicas mundiales, se está dejando manipular por el régimen autoritario turco, cuya maltrecha economía depende de las exportaciones al mercado europeo. El presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, se siente fortalecido debido a la dependencia europea de su control migratorio, a la división y debilidad política de la UE y al papel de Turquía de aliado “valioso” en la OTAN reconocido por Estados Unidos el 23 de marzo.

La incapacidad de los Veintisiete de gestionar los flujos migratorios ha dejado a la UE cautiva de Ankara desde que en marzo del 2016 subcontrató al Gobierno turco para detener la llegada de inmigrantes y refugiados a cambio del pago de 6.000 millones de euros. Desde entonces, Erdogan ha podido constatar que no tiene que temer ninguna consecuencia seria de los Veintisiete, sea cual sea su comportamiento.

La impunidad

Da igual que los aviones de combate de la fuerza aérea turca violen el espacio aéreo griego una media de 20 veces al mes, que Ankara se dote del sistema ruso de misiles antiaéreos S-400 incompatible con la OTAN, que Turquía realice prospecciones gasistas ilegales bajo escolta militar en las aguas de Grecia y Chipre, que Ankara se niegue a aplicar el Acuerdo de Unión Aduanera con la UE a Chipre o que Erdogan califique de “nazi” a la cancillera alemana, Angela Merkel.

Da igual que el Gobierno turco apoyara a los extremistas islamistas en Siria mientras preparaban atentados en la UE, que use a los antiguos yihadistas de Al-Qaeda en Idlib (Siria), que lanzara una ofensiva militar contra las milicias kurdas que fueron decisivas para derrotar a Estado Islámico, que haya exportado milicianos yihadistas, tropas y armamento a Libia o que fomentara la guerra del Alto Karabaj en otoño del 2020 garantizando un decisivo apoyo militar a Azerbaiyán contra Armenia.

La UE, a diferencia del caso ruso, se ha abstenido de adoptar sanciones contra el encarcelamiento de los diputados y dirigentes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), segunda fuerza del Parlamento turco, ni contra el encarcelamiento de periodistas, escritores, activistas sociales, profesores, académicos y críticos con Erdogan.

La UE ha sustituido la amenaza de sanciones contra Turquía del Consejo Europeo de diciembre por una política de apaciguamiento hacia Erdogan. Una lista amplia de responsables turcos susceptibles de ser sancionados, promovida por Francia, chocó con la oposición de Alemania, Italia y España, que impusieron una agenda “constructiva” después de que Erdogan expresara su deseo de mejorar las relaciones y suspendiera la exploración gasista. El presidente norteamericano, Joe Biden, también pidió a la UE que no sancionaran a Turquía, aunque EEUU mantiene sus sanciones.

La retirada de la convención contra la violencia machista

Tan pronto como quedó claro que no habría sanciones de la UE, Erdogan anunció el 20 de marzo la retirada de Turquía de la Convención para Combatir y Prevenir la Violencia contra las Mujeres, que había sido ratificada por el Parlamento turco en el 2012. Asimismo, Erdogan ha proseguido su ofensiva contra la oposición y su plan de ilegalizar al HDP. La crisis económica y la gestión de la pandemia han debilitado el respaldo al Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan, cuya expectativa de voto ha caído a 32,5%, mientras que la del HDP sube hasta 28%.

Noticias relacionadas

Mientras Erdogan refuerza la represión, la UE ofreció el 6 de abril en una cumbre en Ankara renovar el pacto migratorio con fondos adicionales, más facilidades para la exportación y avanzar en la supresión de visados. El Parlamento Europeo han exigido “explicaciones detalladas” sobre qué ofreció a Erdogan el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y bajo qué contrapartidas. La humillación de privar a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de sillón en la cumbre, relegándola a un segundo plano, por la negligencia del servicio de protocolo europeo y con la complicidad de Michel, supone una nueva derrota en la imagen política de la UE y otra escenificación de la división de sus representantes.

Can Dündar, exdirector del diario Cumhuriyet en el exilio tras ser condenado a 27 años de cárcel por revelar el suministro gubernamental turco de armas a las milicias islamistas en Siria, señala que la cumbre en Ankara ha supuesto una “decepción enorme” para las fuerzas democráticas turcas. Dündar lamenta que la UE haya decidido dar un respaldo al autoritarismo de Erdogan precisamente cuando se encuentra más debilitado política y económicamente.