Esfera privada

La hija secreta del poeta Mahmoud Darwish

No han dejado de aparecer artículos y conjeturas de todo tipo de gente, amigos incluidos, y las redes sociales echan humo debido a las variadas opiniones expresadas

3
Se lee en minutos
Mahmoud Darwish.

Mahmoud Darwish. / Pool

Los versos del gran poeta palestino Mahmoud Darwish, fallecido en el exilio en agosto de 2008, figuran entre los más apreciados por los lectores de poesía en el mundo árabe, y se han traducido a innumerables idiomas. Es natural que se escriba sobre él, especialmente en Oriente Próximo, donde la poesía conserva un valor trascendente que ha perdido en Occidente. No es extraño encontrar árabes de todas las edades que conozcan de memoria miles de versos y los reciten a cualquier hora. La elocuencia de la declamación, que Darwish dominaba, es una actividad de notable prestigio, aunque en los últimos años, con el avance de los medios audiovisuales y las redes sociales, está perdiendo empuje entre los jóvenes.

Los poetas, especialmente los buenos, gozan de una autoridad social considerable. Con frecuencia se escribe sobre ellos, como ocurrió el 6 de junio de 2020 en el diario panárabe de Londres 'Al Quds al Arabi'. Ese día apareció un artículo sobre Mahmoud Darwish escrito por el novelista y poeta sirio Salim Barakat, amigo cercano y confidente de Darwish. En principio no era más que otro escrito elogioso de uno de los poetas más célebres de su generación, pero unas pocas palabras inesperadas hacia el final del texto proporcionaron una sorpresa.

Barakat reveló que Darwish había tenido una hija de una relación de una noche con una mujer casada. A partir de entonces no han dejado de aparecer artículos y conjeturas de todo tipo de gente, amigos de Darwish incluidos, y las redes sociales echan humo debido a las variadas opiniones expresadas. Desde quien defiende el derecho de Darwish a su privacidad y acusa a Barakat de desenterrar una circunstancia que Darwish quiso enterrar, hasta feministas que denuncian un episodio más de la misoginia reinante en el mundo árabe. Quienes defienden el derecho a la privacidad de Darwish tienen enfrente a quienes sostienen que al ser un personaje público carecía de vida privada. El debate no ha perdido fuelle desde el verano.

Noticias relacionadas

Darwish nació en 1941 en un pueblo de la Galilea en el seno de una familia acaudalada que poseía tierras, pero siete años más tarde, cuando se estableció el estado de Israel, la familia perdió las tierras, vio cómo el ejército israelí destruía su casa y tuvo que refugiarse en Líbano. Sin embargo, excepcionalmente los israelíes les permitieron regresar, no a sus antiguas posesiones, sino que les dejaron establecerse en la zona costera de Acre, al norte de Haifa. En 1970 Darwish fue a estudiar a Moscú, la capital de la Unión Soviética, pero un año después dejó la ciudad y viajó a Egipto y Líbano. En 1973 se afilió a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), lo que hizo que Israel le prohibiera la entrada en el país. No obstante, dos décadas después, en 1995, le permitieron entrar cuatro días para asistir al funeral de Emile Habibi, otro célebre escritor palestino autor de la muy recomendable novela 'Said el pesoptimista', traducida brillantemente por la profesora de la Universidad de Barcelona Leonor Martínez.

Mahmoud Darwish se casó dos veces, primero con la escritora Rana Kabbani, de la que se divorció en los años ochenta, y luego con la traductora egipcia Hayat Heeni. Con ninguna de las dos mujeres tuvo hijos, de manera que la enigmática hija de la que habla su amigo Barakat es probablemente la única descendiente del poeta palestino. Hoy es un misterio la identidad de la joven. Nadie sabe si algún día algún amigo de Darwish, o la misma hija, si es que está al tanto, completará la historia.

Temas

Poesía