Pros y contras

#YoSíTeCreo

Es el grito necesario contra un sistema que, durante siglos, arrebató a las mujeres la posibilidad de ser escuchadas y creídas

1
Se lee en minutos
Una pared con manos lilas pintadas en un acto feminista

Una pared con manos lilas pintadas en un acto feminista / ARCHIVO

El "Yo sí te creo, hermana" es el grito necesario contra un sistema que, durante siglos, arrebató a las mujeres la posibilidad de ser escuchadas y creídas. Aún recordamos la primera sentencia de ‘La Manada'. Donde la ciudadanía leía en los ‘hechos probados’ por el tribunal la descripción de una terrible violación, los jueces únicamente vieron abusos sexuales. Solo una justicia patriarcal exige a la víctima poner en riesgo su vida para poder probar que no medió voluntad en su acto. Pero el proceso legal continuó, y el Tribunal Supremo corrigió y condenó a los acusados por un delito continuado de violación.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El ‘Yo sí te creo’ es activismo, lucha, sororidad. Pero no es ni puede ser periodismo. Forma parte intrínseca de la profesión la capacidad de cuestionarlo todo, incluso lo que parece más evidente, y no dar por buenos testimonios no contrastados por los propios medios. Tampoco la política institucional puede dejarse arrastrar por los actos de fe. Al fin, queda una duda: si se reabriera la causa y los tribunales desestimarán de nuevo a Rocío Carrasco, ¿hasta qué punto se habrá ayudado a la credibilidad de tantas mujeres víctimas de maltrato?