Editorial

Los precios como reclamo

Los supermercados y grandes superficies se preparan para no perder la cuota de mercado que han arrebatado a la restauración

3
Se lee en minutos
La compra en un supermercado Bon Preu.

La compra en un supermercado Bon Preu. / Ferran Nadeu

Una de las expresiones que se han repetido hasta la saciedad en el último año es que los cambios -cualquier cambio- que pudiera haber producido la pandemia «han venido para quedarse». Suena rotundo, y probablemente en algunos casos sea así, y a estas alturas ya hayamos interiorizado nuevos hábitos y maneras de proceder en nuestra vida diaria que en la era precovid no teníamos. Pero algunos cambios son reversibles, especialmente en algo tan variable y sometido a las modas y tendencias como es el consumo. Solo hace falta ver cómo se llenan las terrazas de bares y restaurantes cuando se flexibilizan las restricciones horarias o cómo se han disparado las reservas turísticas en este primer fin de semana de desconfinamiento comarcal con limitaciones en Catalunya. Así que, cuando, paulatinamente, siempre que el descenso de contagios lo permita, se vaya normalizando la situación, es de prever que los ciudadanos reconquisten los lugares que abandonaron por imperativo legal y sanitario. No será algo inmediato, ni de un día para otro, pero a medida que la vacunación vaya avanzando -a un ritmo todavía demasiado lento-, las restricciones se alivien un poco y los días de sol se impongan, el nuevo «hábito» de quedarse en casa se irá perdiendo. El hogar cederá parte del protagonismo, y eso también incluye el consumo en el hogar. Las cadenas de distribución ya se están preparando para ese momento, con múltiples técnicas para retener a unos consumidores que en los últimos meses han llenado más de lo normal sus carros de la compra. Las promociones para los clientes con tarjeta de fidelización o las rebajas directas de precios se están intensificando, y algunos expertos auguran una «guerra de precios».

Si el cierre de la restauración conllevó que la gente comprara más en supermercados, hipermercados y tiendas de proximidad, ahora la batalla de las grandes cadenas se centrará en no perder su cuota. Con una novedad -y esta sí parece que «ha venido para quedarse»-, que es el despegue del comercio 'on line' de alimentación y bebidas, un sector el que las cadenas tradicionales del sector compiten con plataformas como Amazon. Las estrategias de los diferentes distribuidores van encaminadas a que el cliente, que según los estudios de consumo ahora va menos veces al súper, pero cuando lo hace se gasta más dinero, concentre toda la compra doméstica en un único lugar. Por eso, muchas cadenas están potenciando más la sección de productos frescos (frutas y verduras, pan, pescado, carne...), que tradicionalmente se compran más en comercios especializados.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Un entorno de competencia como el actual conduce a un descenso de precios que facilita la capacidad de compra del consumidor. Pero este proceso a veces tiene efectos indeseados. El aumento de cuota de mercado de las grandes cadenas de distribución las pone en posición de hacer que sea el productor primario quien deba sacrificar sus márgenes de beneficios incluso a niveles insostenibles. Hace poco más de un año, los agricultores llevaron a cabo varias protestas reivindicando un precio justo por sus productos. Y aunque la pandemia ha puesto por delante otras urgencias, la viabilidad del campo sigue siendo un asunto de primer orden. El coronavirus ha dejado en jaque a muchos sectores económicos, y este es otro más en el que el Estado debe jugar un paper de supervisión y regulación para garantizar su supervivencia.