Pros y contras

Los idus de marzo

Es justamente en estas fechas, cuando la política española vive un festival de dagas que se cruzan con flechas envenenadas

1
Se lee en minutos
Lugar donde fue asesinado Julio Cësar, en el Coliseo romano.

Lugar donde fue asesinado Julio Cësar, en el Coliseo romano. / CSIC

Me cuentan que cada 15 de marzo, el lugar donde fue asesinado Julio César -yendo hacia el Coliseo desde Piazza Venezia, en las ruinas del Fòrum- se llena de flores en memoria del emperador. No creo que responda a una tradición antigua, sino que es más bien la manía de unos cuantos romanos ociosos o bromistas. César, como es sabido y como se encargó de recordar Shakespeare, no hizo caso de las indicaciones y los avisos que llegaban en forma de caballos que lloraban a su paso o de videntes que le advertían de los idus de marzo, la festividad que se celebraba el día 15 y que desde entonces dejó de ser promesa de buenos augurios para convertirse en símbolo de conjuras de palacio con final dramático.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y es justamente en estas fechas, los idus de marzo, cuando la política española vive un festival de dagas que se cruzan con flechas envenenadas, de dardos que van y vienen y sobrevuelan las cabezas de unos y otros. Líderes en caída libre, inesperadas traiciones, maniobras oscuras, correderas, mentiras, engaños, subterfugios. Sin saber aún quién dirá el discurso de Marco Antonio y quién será el César Augusto que saldrá victorioso de tanta guerra, en un marzo desatado.

Temas

Roma