Conocidos y saludados

Algo huele a podrido

2
Se lee en minutos
El excomisario Villarejo llega a la Audiencia Nacional, el 4 de marzo, después de ser puesto en libertad.

El excomisario Villarejo llega a la Audiencia Nacional, el 4 de marzo, después de ser puesto en libertad. / David Castro

Así que usted es un detective... le pregunta Lauren Bacall a Humphrey Bogart en 'El sueño eterno'. Y la joven rica y descarada, le espeta con condescendencia: “No sabía que existiesen realmente, excepto en los libros”. El hombre, tranquilo y desconfiado, la observa con la mirada de quien ya ve a su chica. Ella, sofisticada, le devuelve el reto y añade que, en cualquier caso, se imaginaba a los detectives “grasientos hombrecitos espiando alrededor de los hoteles”.  

Raymond Chandler creó un prototipo de personaje que ha marcado la novela negra. Cínico pero idealista, duro y bebedor, Philip Marlowe se aleja de la violencia para saldar cuentas y resiste la seducción de las bellas mujeres a pesar de que, junto al whisky y el ajedrez, es lo que más le gusta. Se tiene por un lobo solitario que ha estado en la cárcel alguna vez y no se ocupa de casos de divorcio. Se lleva bien solo con un par de policías porque el resto no le aprecian, como se autodefinía en 'El largo adiós'. Y hablando del suyo, advertía que “cuando acaben conmigo en un callejón oscuro, nadie tendrá la sensación de que a su vida le falta, de pronto, el suelo”. 

No parece que el detective, empresario y excomisario español José Manuel Villarejo Pérez (El Carpio, Córdoba, 3-agosto-1951) desee un final equivalente. Otra cosa es que a alguna de sus potenciales víctimas se le ocurran ideas propias de los grandes guionistas de historias confidenciales. Les ofrecieron y aceptaron sus servicios que él reconvertía en causas en defensa de supuestos intereses estratégicos de España, acumulaba información, la gestionaba a su manera y acababa facilitando unos trabajos paralelos por los que acumuló una fortuna calculada en 20 millones y que ahora provocan nervios y preocupación a un grupo de empresarios y políticos nada desdeñable.  

Recién salido de la cárcel donde se ha pasado casi cuatro preventivos años, según él para que no hablara, lo ha empezado a hacer. De momento con frases que pretenden llamar la atención de sus objetivos a través de los medios. Sentencias que buscan su lugar en la lista de notas para potenciales series autóctonas tipo: “Yo nunca fui un policía normal”, “ningún secreto aguanta el tiempo”, “voy a desenmascarar a todos” y especialmente: “Las cloacas no generan mierda, la limpian”. Una verdad a medias porque todo depende de la zona desde la que observes las alcantarillas. Si desde arriba, donde se lanzan los restos, o desde abajo, donde se recogen y canalizan. A tenor de lo que estamos viendo parece clara la ubicación de quien ya empezó a acumular datos comprometidos sobre la vida privada de jueces, políticos, empresarios y periodistas en 1990. Luego llegaron otros trabajos convertidos en casos pendientes para la justicia. Entre ellos la famosa 'operación Catalunya'.  

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Oteando el paisaje, observando el entramado y lejos de las perchas de Humphrey Bogart o Robert Mitchum, uno se imagina soltando las perlas pronunciadas por Villarejo a Santiago Segura más que a Alfredo Landa porque la creación de José Luis Garci es menos arquetípica que Torrente. El parche que oculta el ojo izquierdo del comisario y la bandera española en el mismo lado de su mascarilla describen un perfil de orgullo herido llamado a dar mucho de sí. Tanto como el fétido olor desprendido por tantos años de gases acumulados.