Pros y contras

La piel

Del mismo modo que los 'e-book' no han logrado imponerse a los libros de papel, los encuentros laborales también forman parte de nuestra vida

Se lee en minutos
Imagen de una videoconferencia.

Imagen de una videoconferencia.

Pronto se cumplirá un año. Familias y amigos quedaron separados por un muro tan transparente como letal. Algunos encuentros fueron imposibles. Otros pudieron hacerse a cuentagotas. Siempre esa maldita distancia. Nosotros que nos tocamos tanto.  

Te puede interesar

“Echo de menos a mis compañeros de trabajo”, la confesión toma distintas voces. También posiciones. Un ejecutivo acostumbrado a tratar con equipos internacionales o una creativa publicitaria o un programador o una guionista. Han seguido trabajando desde casa. Los rostros convertidos en pedacitos de pantallas. No, no es lo mismo. Más allá de las razones a favor o en contra del teletrabajo, afloran los sentimientos. Y la añoranza del contacto se intensifica. Del mismo modo que los 'e-book' no han logrado imponerse a los libros de papel, como si el tacto del papel se enredara en las emociones, los encuentros laborales también forman parte de nuestra vida. A veces, terribles. Pero muchas, como parte inherente de nuestras relaciones sociales. En los despachos se hacen números y se reducen los metros de las oficinas. Pero se olvidan de una variable fundamental: la piel es el órgano más grande del cuerpo. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web