La nota

Pere Aragonès

ERC quiere formar gobierno. ¿Tendrá en cuenta que hoy la prioridad es evitar la decadencia económica y la crisis social?

Se lee en minutos
Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat y candidato por ERC a las elecciones del 14-F.

Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat y candidato por ERC a las elecciones del 14-F. / Ferran Nadeu

Las noticias económicas alarman. El jueves pasado nos enteramos del cierre de la planta de la multinacional alemana Robert Bosch en el Vallès que comportará perder 336 empleos. Y Bosch ya anunció hace seis meses el cierre de Castellet (AltPenedès) con extinción de 300 contratos. La producción se deslocalizará a Polonia y Serbia. Estamos ante otro episodio de la crisis del automóvil que emergió con virulencia con el cierre de Nissan. 

No es solo el automóvil. En Catalunya el paro ha subido en febrero un 29% respecto del mismo mes del 2020 (la media española es 23%), hasta 512.000 personas. Son datos que indican que la recuperación -imposible sin dominar la pandemia- es la gran asignatura de Catalunya. O la priorizamos o el declive económico, y la inevitable crisis social, serán el amargo pan nuestro de cada día.

Sin embargo, las elecciones se celebraron hace ya casi tres semanas y en las negociaciones para formar gobierno la urgencia económica está totalmente ausente. Se plantean diferencias entre ERC y JxCat sobre la mesa de diálogo con Madrid, pero se discute sobre todo del llamado modelo policial tras las manifestaciones de protesta de los últimos días que han conllevado graves explosiones de violencia, destrozos y saqueos.

Lo incomprensible es que, además, parece que la prioridad no es asegurar la paz ciudadana -sin la que las inversiones y el rebote industrial son quimeras-, sino enjuiciar y limitar la actuación de los Mossos. Y lo aberrante es que la CUP -cuyos jóvenes de Arran, según el 'conseller' de Interior, están tras las manifestaciones- critican a los Mossos mientras que los del Govern (JxCat y ERC), que tuvieron mucho tiempo, creen ahora urgente repensar la policía catalana. Parece mentira… pero es verdad.

El candidato de ERC no debería quedar prisionero del vicio independentista de mirarse el ombligo como si Catalunya fuera el centro del mundo

ERC cree que le toca presidir la Generalitat. Y -guste o no- con el Parlament elegido, su candidato, Pere Aragonès, es el que puede tener una mayoría parlamentaria pese a que el del PSC, Salvador Illa, tuvo 49.000 votos más. Pero Aragonès no debería quedar prisionero del vicio independentista de mirarse el ombligo como si Catalunya fuera el centro del mundo. ERC debe decidir si escoge lo más cómodo (a corto), deslizarse por la corriente que llevó al fracaso de Torra la pasada legislatura -con un Gobierno dividido, vigilado desde Waterloo y dependiente de la CUP-, o iniciar una nueva etapa más realista y consecuente. 

Aragonès ha tanteado un 'giro suave' al proponer un Gobierno de ERC, JxCat, la CUP y los 'comuns'. Pero Puigdemont y Jéssica Albiach ya le han dicho que no. Solo la CUP le escucha. A condición, eso sí, de hacer de los Mossos la policía más oenegé del planeta.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Te puede interesar

Pero el tiempo transcurre y ERC y Aragonès deberán dejar de estar solo pendientes de la propia afición y programar la acción de gobierno posible para tres o cuatro años. O reincidir en el más de lo mismo o… Jéssica Albiach y los 'comuns' señalan otro camino -cierta entente con el PSC-, que no está en el ADN ni de ERC ni del PSC, pero por el que el Cercle d'Economia parece apostar, con cautela, en su último documento. ¿Xavier Faus y Jéssica Albiach, coinciden? 

Puede haber otras vías -Mas-Collell habla de mayorías variables en la legislatura-, pero si ERC quiere lo principal -que Catalunya supere la crisis- no puede seguir en el 'dudo, luego existo', entre su objetivo irrenunciable (que Junqueras y Marta Rovira dicen inviable a corto) y gobernar el presente. El socialista Pierre Mendes-France dijo hace años “Gouverner c´est choisir” (gobernar es elegir). Pues eso.