Apunte

Regularización doble, y puede que triple, de Juan Carlos I

La fiscalía investiga una tercera causa sobre posibles cuentas en paraísos fiscales

Se lee en minutos
Juan Carlos I, en una imagen de archivo.

Juan Carlos I, en una imagen de archivo.

En poco menos de tres meses, Juan Carlos I ha presentado dos declaraciones complementarias con las que intentar regularizar su situación fiscal por los impuestos no pagados en los cuatro últimos años y evitar ser acusado de delito fiscal por la fiscalía, que le investiga. 

A partir de los escuetos comunicados de su abogado, cabe pensar que la primera declaración complementaria, que se conoció el 7 de diciembre, se aplicó a regularizar ante la Comunidad de Madrid el impuesto sobre donaciones por cantidades que Juan Carlos I habría recibido de un empresario mexicano. 

Cabe pensar también que la segunda declaración, conocida este jueves, se habría presentado ante la Agencia Estatal de la Administración Tributaria para regularizar, en esta ocasión, el IRPF pendiente de pago por Juan Carlos I tras haber recibido de la Fundación Zagatka retribución en especie (viajes en aviones privados) por unos “servicios realizados” que no se han explicado. Los casi 4,4 millones abonados ahora hacen pensar en una cantidad no declarada en el entorno de los siete millones.

Te puede interesar

Toca a la fiscalía ahora, con auxilio de la Agencia Tributaria, determinar si la declaración complementaria presentada por Juan Carlos es “completa y veraz” y no se ha dejado nada por declarar. Si así se entiende, Juan Carlos I podría haber logrado esquivar que la fiscalía le acuse de delito fiscal. [Nota al margen: A inspectores fiscales de la AEAT les sorprende que en estos casi tres meses entre una declaración complementaria y otra la Fiscalía no haya reunido indicios suficientes para haber podido presentar una denuncia por delito fiscal, lo cual hubiera cortado la retirada de Juan Carlos I e impedido su regularización]. 

De un modo u otro, puede que no acabe todo. Desde el momento en que se presenta una complementaria, la AEAT gana cuatro años adicionales para su comprobación, hasta el 2025, si quiere investigar. Y aún queda por ver qué da de sí la investigación de cuentas en paraísos fiscales. Aquí no cabe regularizar. Si se comprueba la existencia de estas cuentas se activaría el sistema sancionador vinculado al temido modelo 720 de la AEAT, que podría reavivar la acusación por delito fiscal. A no ser que antes que eso, Juan Carlos I tenga la suerte de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tumbe este sistema sancionador este mismo año. Y entra dentro de lo posible. Sería como una tercera regularización.