Números

Los Three Percenters

Se lee en minutos
Pintada con un 3%.

Pintada con un 3%. / Danny Caminal

El hilo que dedicó el sociólogo Biel Casas a las banderas enarboladas en el asalto al Capitolio me descubrió la existencia de los Three Percenters (¿los del 3%? ¿los tresporcientistas?), que hasta ahora me había pasado desapercibida. Una de las muchas facciones de extrema derecha que se concertaron ese día. Esta sin cuernos pero con querencia, aún más si cabe, por las armas de fuego. El chiste fácil está servido. Los del 3%, ja. 

Estos Three Percenters que pueden decir que nunca han oído hablar de Andorra sin tener que silbar y mirar al techo toman su nombre de la idea, al parecer no necesariamente ajustada a la realidad, de que las Trece Colonias lograron su independencia aunque solo el 3% de la población tomó activamente las armas. De que basta una minoría organizada y movilizada para arrastrar a los tibios. Una idea que no es exclusiva de la extrema derecha precisamente pero que, por más que se conjugue en términos leninistas o nacionalistas, de democrática, poco.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Te puede interesar

A pesar de la apelación al respeto a la voluntad expresada en las urnas, en el independentismo convive un tresporcientismo (capaz, es cierto, de movilizar a un treintaporcientismo en términos de censo electoral, aunque en movilización en redes sociales quizá ese 3% sea preciso; aunque quienes aritméticamente se acercaron más a Three Percenters fueron por debajo el PDECat y por arriba el PP) que 'va' tan poco de democracia como el 'ni-con-un-ciento-por-ciento' que tiene enfrente. Y que se ha expresado cada vez que la capacidad de reunir masas en la calle se consideraba elemento de legitimidad, cuando se consideraba que un referéndum de parte otorga un mandato democrático, cuando unas elecciones convocadas con ánimo plebiscitario dejan de serlo si no se alcanza el 50% y otras ganadas con la DUI envainada pasan a ser plebiscitarias al superar el 50%. Si es que el independentismo ha tenido incluso sus momentos soviéticos. Cuando se ha considerado que un Consejo integrado solo por la vanguardia del ‘procés’ podía sustituir a ratos a un Parlament, o que unos Comités de base podían encabezar la lucha callejera.

Cada episodio soviético se ha deshecho como la nata montada de un tortell al calor de una hoguera. Pero tornem-hi. ¿Qué tanto por ciento votó el 14-F por volver, con fecha fija y firmado al pie, al mambo?