Pros y contras

Oportunismo

Cada engaño de los gobernantes es una bola de billar impactando en otras muchas

Se lee en minutos
Segundo dia de disturbios por la detención de Pablo Hasél

Segundo dia de disturbios por la detención de Pablo Hasél / Elisenda Pons

Pablo Hasél no es ningún héroe de la democracia, menos aún de la tolerancia, pero nunca debía haber entrado en la cárcel por una ley mordaza abusiva… No por eso. La violencia que se ha desatado durante las últimas noches merece la condena más enérgica, pero poco tienen que ver los protagonistas de los actos vandálicos con las personas que encabezan las manifestaciones en su inicio. El horror de otro ojo perdido exige una revisión del material, de su uso y de las tácticas de los antidisturbios, pero no justifica el proceder de Junts. No se puede tener el mando de Interior y, al mismo tiempo, desacreditar públicamente la labor de la policía que mandas. Menos todavía en noches de hogueras. 

Te puede interesar

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No se puede ser sistema y antisistema a la vez. Ni se puede elevar al altar de los héroes a fanáticos agresivos e insustanciales por el solo hecho de que cargan contra España. Tampoco es admisible la dilación del gobierno PSOE/UP en derogar la ley mordaza. Cada error, cada gesto oportunista, cada engaño de los gobernantes es una bola de billar impactando en otras muchas. Los efectos se multiplican, se confunden y se descontrolan. Más aún en tiempos de desazón.