Libertad de expresión

Hasél, rebelde sin causa

Digámoslo claro. Hasél quería ir al talego para llamar la atención, porque como rapero su calidad artística no pasa de malote dando lecciones. Pero la prisión es una forma equivocada de tratar a personajes así

Se lee en minutos
Los Mossos se llevan a Pablo Hásel detenido.

Los Mossos se llevan a Pablo Hásel detenido. / ACN / ORIOL BOSCH

Mal vamos si convertimos al rapero Pablo Hasél en un icono de la libertad de expresión. No es ningún héroe, sino alguien que desprecia profundamente la convivencia e incita al odio ("¡merece que explote el coche de Patxi López!", "¡no me da pena tu tiro en la nuca, pepero!" o "¡que alguien clave un piolet en la cabeza de José Bono!"). Su historial atestigua que no es tampoco ningún ángel: acumula hasta cinco causas penales, una todavía abierta y cuatro condenas, dos por agresiones físicas, una a un periodista en una rueda de prensa y otra a un testigo de un juicio contra un amigo. Y pese a ello no debería estar en la cárcel o, por lo menos, no por el impago de multas por injurias contra la Corona o contra las instituciones del Estado. Urge una reforma que despenalice ese tipo de delitos que hoy son anacrónicos.

Ahora bien, la libertad de expresión no es un derecho absoluto y debe haber límites a la apología del antisemitismo, de la ideología nazifascista, al aplauso de la violencia, a la justificación del terrorismo o al desprecio hacia sus víctimas. España debe sintonizar mejor su Código Penal con la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que las restricciones a la libertad de expresión sean muy claras y excepcionales. 

Te puede interesar

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Con Hasél se mezclan muchas cosas que conviene separar porque es falso que vaya a la cárcel por rapear o tuitear contra la Monarquía como se pretende hacer crear por parte de los que siempre ponen al “régimen del 78” en la diana de sus críticas. Está en la cárcel porque tiene antecedentes penales y es reincidente. En 2015 fue condenado a dos años por enaltecimiento y justificación del terrorismo, pero se le suspendió la pena si no reincidía. En 2018 le cayó otra condena por lo mismo, con el añadido de unas multas por injurias contra la Corona y las instituciones del Estado. Digámoslo claro. Hasél quería ir al talego para llamar la atención, porque como rapero su calidad artística no pasa de malote dando lecciones. Pero la prisión es una forma equivocada de tratar a personajes así. Es un rebelde sin causa convertido ahora en mártir de la libertad de expresión. Mal vamos.

Temas

Pablo Hasél