'Impeachment', para qué

Se lee en minutos
'Impeachment', para qué

El proceso contra Donald Trump sigue adelante. A pesar de que la única pena posible del impeachment sea apartarle del poder, mañana empieza la vista en el Senado. No hay mas castigo que retirarlo del cargo, pero si Trump está fuera, ¿para qué seguir con el juicio? El riesgo es enorme, los demócratas creen que no continuar sería una traición al sistema; hacerlo, consideran, es para proteger la democracia y seguridad nacional, dada la gravedad de las acciones que provocó animando la turba que acabó con la toma del Capitolio y cinco muertos. Éticamente tienen razón, políticamente, en cambio, no se entiende.

Este impeachment puede dar alas a los que quieren continuar la deriva, dañando la democracia y poniendo en peligro la seguridad. Para empezar no va a salir adelante. Los demócratas no van a conseguir los 17 votos republicanos mínimos para condenarle, aunque esperan que la revisión de los hechos violentos calen de nuevo en la sociedad americana y demuestren hasta qué punto Trump era peligroso. Para sus acólitos, esta pedagogía desde el Senado será percibida como otro ataque del sistema contra su "salvador". Se le permitirá alegar que un proceso, cuando él no tiene ya responsabilidad política, es solo un ataque a su figura y a la nación americana. Además, utilizará esa minoría que le permitirá salir absuelto para vender una nueva victoria entre sus seguidores. Mejor dejarlo en manos de los tribunales, que no recuperar la histriónica y delirante verborrea del expresidente llenando el espacio público.

Noticias relacionadas

El proceso podría incluso acabar centrado únicamente en un debate sobre si es licito juzgar políticamente a alguien para apartarle de un poder que ya no ostenta. Donald Trump ha dejado de ser presidente de EEUU. El argumento de su defensa es también un tremendo alivio para todos los que veíamos con enrome inquietud la amenaza de quien habitaba la Casa Blanca. En solo un par de semanas ya hemos comprobado que estamos mucho mejor sin él. ¿Para qué recuperarlo?